Kiosco

El Periódico Extremadura

Fútbol. Segunda RFEF
José María Tapia Expresidente del Villanovense

"Después de tantos años el Villanovense necesita a alguien con ideas nuevas"

José María Tapia, en el estadio Villanovense. EPE

Tan difícil es llegar como saber irse. José María Tapia, presidente del Villanovense durante casi 15 años, da un paso al lado al decir adiós el pasado lunes a la dirigencia del que ha sido, es y será el club de su vida. Esa que ha dedicado en cuerpo y alma junto a sus compañeros de directiva, jugadores, entrenadores y aficionados para colocar al club de Villanueva de la Serena en lo más alto. Pero después de tanto tiempo cree que es necesario resetear y volver a su asiento de socios, el de toda la vida. De ver el Villanovense desde un prisma distinto, con menos responsabilidad y la misma emoción. Convaleciente tras una reciente operación de rodilla, el ‘presi’ se muestra muy agradecido por todos los mensajes de felicitaciones que ha recibido durante estos días y confía en que el su sucesor en el cargo, Javi Nieto, pondrá todo de su parte para que el Villanovense siga siendo un club de referencia a nivel regional y nacional por su buen hacer dentro de la modestia que lo caracteriza. 

¿Son esos mensajes de agradecimiento lo que le hacen ver con perspectiva todo lo conseguido durante estos 14 años de presidencia? 

Me quedo con todo lo que he vivido como presidente. 14 años dan para mucho. Mucho tiempo de vida, alegrías, tristezas, grandes momentos y otros no tan buenos. Al fin y al cabo de lo bueno hay que aprender y de lo malo también para no cometer errores, tanto en la presidencia como en la vida en general.

¿Se va satisfecho con el trabajo que ha realizado? 

Creo que dejo un club estructurado, en buena armonía y bien económicamente. Simplemente espero que el barco siga a flote y que vaya todo bien de aquí en adelante. Ojalá que las cotas que se han alcanzado durante los últimos años se puedan superar y ver aspirar al Villanovense que viene a cotas mucho mayores. 

En todo este tiempo también ha vivido momentos duros, ¿cómo ha logrado mantener viva su ilusión por seguir al frente? 

Un club no lo hace solo un presidente, sino un grupo de personas. Yo me siento orgulloso y agradecido eternamente a quienes me han acompañado a lo largo de todos estos años. Aquí lo importante no es José María Tapia, sino la junta directiva. Son ese grupo de locos, como a mi me gusta llamarlos cariñosamente, para seguir adelante. Yo solo he sido una persona más dentro de ese grupo. 

¿Le ha sido difícil dar el paso para dejar la presidencia? 

Siempre es difícil dejar algo en lo que llevas muchos años, pero ya llevábamos dos años como junta gestora y convocando elecciones para ver si salía algún candidato. Tomar la decisión de dejar la presidencia no es algo que se te ocurre por un simple enfado, sino que es una decisión meditada, pensada y ejecutada en unos tiempos adecuados. Uno nunca piensa que es el momento de dejarlo, pero creo que después de tantos años necesitamos escuchar a alguien nuevo, ver ideas nuevas y que el Villanovense pueda seguir creciendo. 

¿Qué opinión le merece el nuevo presidente, Javi Nieto? 

Javi es una persona que lleva con nosotros tres años dentro de la junta directiva y está muy ligado a mi. Él ya ha visto lo que se cuece dentro del club, ha visto los buenos y los malos momentos y sabe lo que se sufre y alegra uno cuando se consiguen los objetivos. Yo siempre digo que nunca se está preparado para hacer una cosa hasta que llega el momento de hacerlo. De lo que estoy seguro es que tiene muchas ganas y confío en que lo va a hacer plenamente bien. Cuando así sea habrá que felicitarle y cuando lo haga mal habrá que ayudarle para mejorar la situación. Siempre hay que arrimar el hombro, aunque estoy convencido de que está sobradamente preparado para dirigir al club. 

¿Y ahora qué va a ser de José María Tapia y el Villanovense? 

Llega el momento de ser un socio más, de llevarme alegrías algunos domingos y menos alegrías los otros. Voy a seguir siendo socio junto a mi familia y voy a disfrutar del Villanovense de otra manera. Ahora toca mirar y ver el campo de fútbol desde donde estaba sentado antes de que comenzara esta aventura de la presidencia. 

¿Lo peor de todo ha sido ver sufrir a su familia? 

Eso ha sido lo más duro, sobre todo por mis hijos José María y Javier. He visto la maldad de algunas personas por decir que juegan gracias a que son hijos míos. A mis hijos les ha dolido semana tras semana escuchar cosas así, sobre todo el mayor. Cuando las cosas te llegan a la sangre son más dolorosas, pero teniendo el puesto que tenía no he podido valorar ni entrar en ninguna discusión. Ahora voy a ser el padre de alguien que quiere jugar al fútbol y que quiere disfrutar con ellos. El aficionado que va al fútbol tiene que apoyar a los jugadores, porque cuando su afición les anima se sienten mucho más protegidos. 

¿Se le hará raro celebrar los goles desde otro asiento? 

Después de tanto tiempo supongo que sí, que será raro, pero me alegraré de poder hacerlo junto a mi familia y desde mi asiento de socio. Es algo que también se echa de menos. La vida son etapas y ahora se abre una nueva para mi dentro de este club, al que siempre estaré agradecido y dispuesto a ayudar en lo que sea necesario. El Villanovense forma parte de mi vida. 

¿De qué se siente más orgulloso como presidente? 

Me siento orgulloso de los éxitos deportivos, pero sobre todo de la labor social. El Villanovense ha dado a conocer a Villanueva de la Serena a nivel nacional y ahora somos un club respetado allá por donde vamos. Eso me llena de orgullo. El ver a los niños con su camiseta verde es impagable, aunque me gustaría que todo esto vaya a más. 

¿Dónde le gustaría ver al Villanovense en unos años, ahora como aficionado? 

El club será lo que los aficionados quieran que sea. Para eso hay que superar el doble de socios que somos ahora, que el club siga funcionando bien estructuralmente, dotarlo de recursos económicos mayores, etc. Los aficionados somos el motor del club y somos los únicos que podemos decir qué es lo que queremos que sea el Villanovense. A mi me gusta decir que lo mejor siempre está por llegar, así que ojalá que así sea, , aunque para eso es imprescindible el apoyo de los aficionados.

Compartir el artículo

stats