Fútbol. Segunda Federación

El runrún no cesa en el Príncipe Felipe

Durante el Cacereño-Llerenense hubo pitos para el árbitro, todo un clásico, para el entrenador visitante y también para uno de los jugadores locales, Matovu, que no tuvo su mejor día

Julio Cobos se fue «fastidiado» y para Luismi Álvarez el empate fue «justo»

Tribuna del Príncipe Felipe, que volvió a registrar una entrada superior a los 2.200 espectadores.

Tribuna del Príncipe Felipe, que volvió a registrar una entrada superior a los 2.200 espectadores. / Jorge Valiente

La afición del Cacereño volvió a responder a la llamada de su club (2.227 espectadores hubo este domingo en el Príncipe Felipe) y una vez más volvió a marcharse insatisfecha. El run run no cesa, aunque, al menos, su equipo no perdió esta vez. En el partido número 50 de Clausí, el CPC volvió a sumar en casa, un empate que no contentó del todo ni a los hinchas locales ni al preparador verde, que reconocía después estar «fastidiado» por el resultado. Para su contrario, para Luismi Álvarez (entrenador del Llerenense), el 0-0 fue lo «más justo».

No fue de esos días en los que la afición tiene ganas de animar. Se escuchó el tradicional «Cace-reño, Cace-reño» durante unos segundos mediada la segunda parte, pero poco más. Sí hubo pitos, con tres protagonistas principales: el árbitro (todo un clásico); el técnico rival, un Luismi Álvarez que no paró quieto ni un segundo en su área técnica, y también para un jugador local, Matovu, que no tuvo su mejor día, aunque al ser sustituido recibió algunos tímidos aplausos. También hubo de esto último para Jorge Barba cuando se disponía a salir, para Fran Viñuela cuando se retiraba lesionado o para el visitante Pablo Platero, ex del CPC, cuando fue sustituido.

Clausí jugó este domingo su partido número 50 con el Cacereño.

Clausí jugó este domingo su partido número 50 con el Cacereño. / Jorge Valiente

«Sin ser un partido vistoso hemos tenido ocasiones muy claras como para que el resultado hubiese sido a favor», apuntaba tras el encuentro Julio Cobos, que destacaba la portería a cero, la segunda consecutiva tras el 0-1 en Montijo. «Se crece a partir de ahí. No es lo queríamos, pero es lo que hay».

Elogiaba al Llerenense, «un buen equipo, con buenos futbolistas, que no está donde está porque sí. Y ante un buen equipo que está en un buen momento de forma [viene de ganar al líder], hemos hecho un buen partido», reiteraba Cobos, que con el cambio de Iván Fernández por Fran Viñuela en el descanso buscaba aprovechar un poco más la banda derecha. El extremo de Villafranca de los Barros tampoco acabó el partido. Tras una dura entrada de Juanpe, que vio la roja (de forma inexplicable para Luismi), se marchó mareado. «Tienen que hacerle ahora algunas pruebas», dijo Cobos. 

Julio Cobos, en el centro, técnico del CPC.

Julio Cobos, en el centro, técnico del CPC. / Jorge Valiente

«Ha sido un partido muy intenso, muy táctico con muy pocas ocasiones», exponía Luismi, que se marchaba «contento» porque su equipo se muestra ordenado, «aprieta mucho y con el balón no se esconde. Nos faltan cosas, por supuesto, me gustaría tener otro tipo de argumentos para intentar ser un poco más finalizadores, pero me voy contento con mis jugadores porque son la hostia».

El colegiado del partido habla con Luismi Álvarez.

El colegiado del partido habla con Luismi Álvarez. / Jorge Valiente

Desveló el preparador placentino que en la charla del descanso todos se dijeron a sí mismos de ir a por el partido, de coger el balón, «de tener personalidad». «No nos ha dado para ganar, pero sí nos para ser mejores que el Cacereño en algunos momentos». Ahora le espera al Llerenense la Gimnástica Segoviana. Al CPC, mientras tanto, le toca largo viaje para jugar con el Atlético Paso.