Fútbol. Copa del Rey

El Villanovense muere en la orilla

Los serones plantan cara a un Betis que tuvo que remontar al final el golazo de Isra Cano

Espectacular acción de lucha de Javi Sánchez ante Borja Iglesias.

Espectacular acción de lucha de Javi Sánchez ante Borja Iglesias. / Álvaro Maganés

1-Villanovense: Lázaro, Samu Hurtado (Ángel, min. 83), Guille Campos, Javi Sánchez, Relu, Benji (Bermu, min. 60) Mario (Yimi, min. 83), Alberto Fuentes, Isra Cano, Pajuelo (Sillero, min. 60).

2-Betis: Rui Silva, Bellerín (Marc Roca, min. 69), Sokratis, Chadi Riad, Miranda, Sergi Altimira (Ruibal, min. 69), Guardado, Abde, Luiz Henrique (Diao, min. 69), Borja Iglesias, William José (Juan Cruz, min. 65). 

Goles: 1-0 Isra Cano (min. 63), 1-1 Abde (min. 88), 1-2 Borja Iglesias (min. 92). 

Árbitro: Alberola Rojas (comité castellano-manchego). Amonestó a los locales Mario González, Relu y Samu Hurtado y al visitante Luiz Henrique. 

Incidencias: Encuentro correspondiente a la segunda eliminatoria de la Copa del Rey disputado en el Municipal Villanovense ante la presencia de 10.500 aficionados. Unos 2.000 de los aficionados que se dieron cita fueron del Real Betis. Antes del encuentro tuvo que ser retirada una bengala en el fondo en el que se ubicó la afición visitante. 

Orgullo y un sabor amargo es lo que le queda al Villanovense después de perder en el tiempo de descuento ante el Betis (1-2) en un encuentro histórico para los serones, que obligaron a remontar a los verdiblancos tras el espectacular tanto de Isra Cano en la segunda mitad. 

Los de Gus cuajaron un partido sublime al que no le perdieron la cara en ningún momento y al que sólo el desgaste físico le pasó factura para luego acabar perdiendo ante un Betis que no hizo grandes méritos para acabar llevándose el premio de la victoria en un día de auténtica fiesta del fútbol. 

De tú a tú y sin ningún tipo de complejos. Así le jugó el Villanovense a un Betis que durante la primera parte se vio sobrepasado por momentos ante el ímpetu de los locales, que desde luego no se achantaron en ningún momento y cuya personalidad desbordante bien les pudo dar el premio del gol en alguna ocasión. Con la garra, intensidad y saber estar sobre el terreno de juego, el Villanovense no desmereció para nada los primeros 45 minutos. 

El Betis, por contra, adoleció de mordiente durante la primera mitad y pareció incomodarle este partido copero en un terreno tremendamente hostil. Aún así la primera llegada de cierto peligro fue para los sevillanos cuando Bellerín rompió al espacio para servir un gran centro dentro del área que tenía a Borja Iglesias como destinatario. 

Celebración del gol de Abde.

Celebración del gol de Abde. / Álvaro Maganés

A esa llegada le siguieron varios intentos del Villanovense, que durante los primeros 15 minutos de partido hizo una presión alta intensa y que casi le arroja un buen premio en forma de gol. Pero el Betis, que evidentemente tiene más pegada, lo intentó con otra llegada de Bellerín por banda derecha, el más incisivo en ataque, aunque el remate de Luiz Henrique se marchó fuera. 

A partir de ahí el Villanovense encadenó sus mejores minutos durante la primera mitad. Primero con un golpeo lejano de Samu Hurtado que atrapó sin problemas Rui Silva. Luego fue Alberto Fuentes el que lo intentó con otro golpeo que no tuvo fortuna y justo después con un balón al palo de Manolillo tras un robo de balón tras presión. 

El escenario empezaba a dibujar una película cuanto menos ilusionante. 

Eso hizo despertar al Betis, que tuvo la más clara justo después con un balón al espacio que dejó solo a Miranda ante Lázaro, pero el portero andaluz tapó lo justo para evitar el gol en un mano a mano. Luego, Luiz Henrique de cabeza, también tuvo una buena acción que se marchó fuera antes del descanso.

Del cielo al infierno

Pero lo mejor estaba aún por llegar en la segunda mitad. El Villanovense, en los segundos 45 minutos, vivió todas las emociones posibles hasta caer eliminado, pero compitió de tú a tú, otra vez más, hasta el final del partido. Y eso que nada más empezar el Betis protagonizó sus mejores minutos hasta entonces con buenas llegadas. Primero con un golpeo de Altimira desde lejos que no cogió puerta y luego con otra llegada de Luis Henrique. 

Sin embargo, la fiesta absoluta en las gradas llegó cuando al cuarto de hora de la segunda mitad Isra Cano se sacó de la chistera un regate mágico dentro del área para sortear a varios rivales y quedarse sólo ante Rui Silva, al que batió sin mayores problemas para poner patas arriba el Municipal.

Celebración del gol del Villanovense.

Celebración del gol del Villanovense. / Jero Morales / EFE

Con el 1-0 en el marcador el Betis tuvo que reaccionar pronto ante un Villanovense notablemente crecido y fundido físicamente a partes iguales. Fue precisamente el esfuerzo físico lo que acabó costando factura al equipo serón. Primero avisó Ruibal con una gran acción ante Lázaro que desbarató el portero andaluz para que luego Abde, a muy pocos minutos del final, pusiera el empate en el marcador. El atacante verdiblanco aprovechó una contra para entrar en el área y, tras varios rebotes, marcar el primero de los suyos. 

El gol del Betis dejó muy tocado a un Villanovense que ya casi se veía vencedor de un duelo histórico. Sin embargo, el mayor de los castigos llegó en el tiempo de descuento cuando Borja Iglesias, prácticamente desapercibido hasta entonces, cazó como delantero puro que es un balón dentro del área tras un gran centro lateral de Miranda. El ‘9’ del Betis no perdonó e hizo el gol de la victoria porque apenas quedaba tiempo para mucho más.  

Sea como fuere lo que queda claro es que la afición del Villanovense disfrutó de lo lindo de un partido más de Copa del Rey que pasará a la historia del club serón por lo combativo del mismo y por el día en el que casi eliminan a todo un Real Betis Balompié. Ahora los de Gus volverán este domingo a su realidad diaria disputando el encunetro liguero ante el Deportivo Guadalajara. Por delante varios días más para recuperar y pensar ya en la liga tras cumplir otra vez el sueño copero.