El programa de cribados voluntarios que ha puesto en marcha el Servicio Extremeño de Salud (SES) para la detección precoz de casos de coronavirus se extenderá más allá de la Semana Santa. Lo ha dicho el consejero de Sanidad, José María Vergeles, en su comparecencia periódica en el pleno de la Asamblea de este jueves. Vergeles ha insistido en esta estrategia, “que no tiene otro objetivo que adelantarse al virus y sacar a flote toda la infección que haya y prevenir los casos graves que requieran ingresos”.

Según los datos aportados por el consejero, los cribados voluntarios que se iniciaron con el puente de San José han permitido bajar la positividad de las pruebas de diagnóstico y “sacar a flote toda la infección” con un 96% de los casos asintomáticos detectados. En la última semana, la tasa de realización de pruebas ha sido de 1.967 por cada cien mil habitantes, frente a las 1.500 del país. La tasa de positividad está en el 3%, frente al 5% nacional.

En su comparecencia, Vergeles también ha mostrado su preocupación por el aumento de la incidencia acumulada a 14 días, que está en 92 casos por cien mil habitantes (132 en el resto del país). Pese a ello, ha explicado que para los próximos días se prevé “una bajada o meseta”, ya que la incidencia a siete días presenta un “discreto descenso” (44 casos por cien mil habitantes) y la razón de tasas está por debajo del 0,5. Igualmente, el consejero ha señalado que el hecho de mantener una baja presión hospitalaria (1,4% en planta y 4,7% en UCI) indica que los casos que se están diagnosticando ahora son menos graves como “consecuencia de haber hecho un diagnóstico precoz”.

Aún así, el titular de Sanidad ha recordado que existen nuevas amenazas para el control de la pandemia y en ese sentido ha asegurado que en algunas áreas de salud, el 94% de los casos que se están detectando son de la cepa británica. “Pido a los ciudadanos un triple compromiso: cumplir con las medidas sanitarias, acudir a los cribados y vacunarse”, ha dicho Vergeles.

Con las cifras actuales, Extremadura se encuentra ya en el nivel de alerta de la nueva normalidad, pero sigue en nivel 1 y aplicando las medidas de control de nivel 3 porque el acuerdo alcanzado entre el Ministerio de Sanidad y las comunidades para Semana Santa incluye no rebajar los niveles de alerta en los 15 días previos a esta festividad.