Kiosco

El Periódico Extremadura

polémica por el choque entre ecologismo y energías renovables

«La Junta se ha precipitado, seguimos con los proyectos en Montánchez»

El director general de Reolum, promotor del parque eólico, lamenta que «no se dé tiempo». Alcaldes de la comarca que están a favor critican la DIA negativa

Yann Dumont, director general de Reolum y portavoz del proyecto Hybrex.

«La Junta de Extremadura se ha precipitado; nos ha sorprendido su decisión, pero seguimos adelante con los proyectos». Yann Dumont, director general de Reolum y portavoz del proyecto Hybrex lamenta de esta forma la decisión del Gobierno regional de desestimar el permiso al primer parque eólico previsto por la promotora en la comarca de Montánchez, que obtuvo en marzo una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) negativa debido a la presencia de especies protegidas como el milano real, el daño al patrimonio arqueológico y los efectos en el paisaje.

«Todavía no encontramos explicación al por qué de esa negativa», explica Dumont en conversación telefónica con el Periódico Extremadura. 

El anuncio en 2019 de un parque eólico diseminado en dos zonas provocó una contestación social por el impacto ambiental, liderada por la Plataforma Cívica Sierra de Montánchez-Natura que, junto a la ciudadanía e instituciones provocó manifestaciones e inició los contactos para desarrollar mayor protección legal de la sierra.

No obstante, Reolum reformuló el proyecto y en septiembre de 2020 presentó su nueva propuesta: Hybrex, que aúna parques eólicos y plantas fotovoltaicas y que supone que en el término municipal de Montánchez se instalarían un 60% menos de aerogeneradores respecto a la idea anterior (de 22 a 9) para reducir «al mínimo» el impacto visual. Desde Reolum iniciaron una ronda de reuniones y presentaciones en toda la comarca. 

«Se entendieron mejor los proyectos con todo el trabajo que hicimos de campo entre la ciudadanía, pese a que hay municipios más beligerantes como Montánchez, pero al final, ese es sólo un proyecto de todo lo que supone Hybrex; hay más pueblos y más propuestas», sostiene Dumont.

Preguntado acerca de si cree que la oposición del Ayuntamiento de Montánchez ha influido en esa DIA negativa, Dumont apunta: «No podemos estar en la cabeza de los técnicos… Son proyectos de interés general y no se debería valorar que un ayuntamiento este a favor o en contra».

Manifiesto a favor

Esos cambios provocaron que los regidores de cuatro municipios de la comarca Sierra de Montánchez y Tamuja (Robledillo de Trujillo, Ibahernando, Zarza de Montánchez y Santa Ana) rubricasen un manifiesto para dar su apoyo al proyecto de energías renovables de Reolum.

El Ayuntamiento de Montánchez mantuvo (y mantiene) su negativa, con el apoyo de toda la corporación municipal (PP en el gobierno local, y PSOE en la oposición). «Tenemos mucha sensibilidad a temas locales y proponemos beneficios claros», lamenta el CEO de Reolum, que reconoce la «tensión» que se vivió en Montánchez cuando se presentó el proyecto en el Teatro de los Encuentros. Incluso hubo insultos. Aunque Dumont resta importancia y entiende que se puedan generar conflictos «por la falta de información».

Insiste, asimismo, en que se trata de un proyecto innovador, «que dinamizará la economía de la comarca y que permitiría que ciudadanos y empresas se beneficiaran directamente de la implantación de las renovables con una factura eléctrica un 30% más barata durante, al menos, 20 años».

Manifestación contra el parque eólico en Montánchez. EL PERIÓDICO

«Garantizamos ese 30%, pero si el sistema da más, perfecto. Lo importante es la garantía, y eso no lo da nadie más. Y no dependemos de ninguna subvención».

Comunidad energética

En este punto sí se muestra crítico con la plataforma cívica que se ha posicionado en contra y que ha anunciado la creación de una comunidad energética para Montánchez, que sería de las primeras en Extremadura (junto a la Valdelacalzada y la de Garciaz; ambas en marcha).

«Es llamativo que las propuestas de auto consumo fuesen calificadas de mentira y ahora se la plantean». Añade: «Seguimos adelante. Esto es proyecto a proyecto; cada uno tiene su configuración, afecciones e impactos. Seguimos trabajando pese a que nos haya cogido por sorpresa la decisión de la Junta. Se le tiene que dar tiempo a los proyectos para madurar y encontrar su viabilidad; no hay fórmulas mágicas». 

Tras la DIA negativa de Montánchez II, quedan otros tres proyectos pendientes: Montánchez I, con 44 MW de potencia; Alijares (Robledillo de Trujillo y Zarza de Montánchez) y Astorgano (Ibahernando), 6 MW. Además, fuera de la propuesta de Reolum, se tramita otro en Plasencia, promovido por Proyectos Energéticos de Extremadura SL y con 10 MW de potencia.

Alcaldes críticos  

Del citado manifiesto de apoyo al proyecto Hybrex se extrae: «La instalación en nuestros términos municipales de parques eólicos, plantas fotovoltaicas con sus correspondientes líneas de evacuación y, en un futuro, plantas de almacenamiento, así como las actuaciones en autoconsumo con la creación de comunidades energéticas será positiva en su conjunto para todos nuestros vecinos». El texto fue rubricado por Alfonso Garrido Mateos (PSOE), alcalde de Robledillo de Trujillo; María Isabel de La Jara Muñoz Barrado (PSOE), alcaldesa de Ibahernando; Ángel Luis Pérez Bermejo (independiente), alcalde de Zarza de Montánchez; y Jesús Regodón Cercas (PP), alcalde de Santa Ana.

Algunos de esos regidores también han levantado la voz contra la decisión de la Junta. Tal es el caso del alcalde de Robledillo de Trujillo, Alfonso Garrido (PSOE), quien ha criticado: «Mucho hablar de la España vaciada, pero estamos abocados a desaparecer sin industria». «Nos ha caído como un jarro de agua fría. Aquí el desempleo está a la orden del día», añade el regidor de una población de apenas 350 habitantes. Y apostilla: «Y vamos bajando año a año; no hay relevo generacional en la ganadería y tampoco hay grandes explotaciones agrícolas. Aquí solo hay huertos. Es imposible fijar población». Considera que los ingresos que se esperan del proyecto Hybrex se invertirán en «mejores servicios, infraestructuras y empleo».

El alcalde popular de Santa Ana, Jesús Regodón, también manifiesta su indignación con los técnicos autonómicos, y saca pecho por un municipio de 280 habitantes que sigue perdiendo población y que, argumenta, el año pasado echó el cierre a su colegio por falta de alumnos (solo había tres). «Me parece mal por las formas. Resulta que estamos acostumbrados a que los informes ambientales se eternicen, pero aquí no ha sido el caso. La Junta no ha querido negociar con la empresa, que estaba dispuesta a modificar el proyecto; no les han dejado pese a las reuniones que estaban teniendo con, por ejemplo, agentes forestales. Les han cortado en seco».

La despoblación se ceba también con Santa Ana, «que no tiene ni regadíos ni prácticamente agricultura; sólo ganaderos, sector servicios alguna casa rural y la construcción. Las zonas rurales sin proyectos de este tipo vamos a desaparecer, no tenemos forma de generar riqueza; hay que mimar este tipo de proyectos sin dar la espalda al medio ambiente», reflexiona antes de tirar de ironía: «Si no queremos céntrales nucleares, ni eólicas, ni placas, tendremos que funcionar con candiles».

«El 90% de la sierra, abandonada» 

Hay otro aspecto que lamentan desde la promotora Reolum y los firmantes del manifiesto, que se enarbole la protección de la Sierra de Montánchez como argumento en contra. «El 90% de la sierra está abandonada, entre jara y zarzas; no se le da utilidad para nada. Es muy bonito verlo en fotografías, pero ya. Ahí queda todo», aclara el alcalde de Robledillo. Dumont le da la razón. «Hablamos de zonas abandonadas con riesgo alto de incendio; cada sierra es particular, pero en el caso concreto de la Alijares está muy abandonada».

Compartir el artículo

stats