Kiosco

El Periódico Extremadura

PREVISIONES DE LA AGENCIA ESTATAL DE METEOROLOGÍA

El calor vuelve a Extremadura pero no se queda

Tras unos días de entretiempo, para el sábado se espera un nuevo pico de calor, sobre todo en las Vegas del Guadiana. La temperatura media de este mes de mayo es de 29 grados, cuatro por encima de la referencia

Un grupo de turistas resguardados a la sombra en Mérida. EL PERIÓDICO

Los 39,4 grados que se alcanzaron el pasado viernes en Mérida han sido la temperatura más alta registrada para un mes de mayo en Extremadura en la última década. En menos de 48 horas el termómetro se desplomó 10 grados y de nuevo, esta montaña rusa se repetirá este fin de semana: el calor vuelve pero no se quedará, al menos todavía, porque el lunes el mercurio volverá a bajar. 

Tras unos días de entretiempo muy bienvenidos en la región, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé un nuevo pico de calor para el sábado y Extremadura vuelve a estar entre las zonas con peores previsiones. El delegado territorial de la Aemet, Marcelino Núñez, explica que no será «tan duro» como el que se vivió el pasado fin de semana, pero aún así las temperaturas volverán a superar los valores que se consideran normales para esta época del año, sobre todo en la provincia de Badajoz. 

La subida se notará desde este jueves y llegará a 35 grados el sábado. El lunes volverá el fresco

decoration

La subida se notará ya desde este jueves (la máxima prevista son los 30 grados que se alcanzarán en Mérida y Badajoz, frente a los 27,7 que se registraron este miércoles en la capital autonómica) y el mercurio irá aumentando de forma progresiva y «relativamente suave» hasta el sábado, cuando se esperan máximas de 35 grados.

«El episodio se parece mucho al anterior, solo que durará un día en lugar de dos. Se dejará notar sobre todo en las Vegas del Guadiana, especialmente las Bajas. En el resto de zonas y más en la provincia de Cáceres será difícil que se alcancen esas temperaturas tan elevadas», explica Marcelino Núñez. 

En general los termómetros marcarán de 5 a 10 grados mas de lo habitual para la época en la mayor parte de la Península y en Baleares. Junto a los 35 grados de las Vegas del Guadiana, en Sevilla se podrían alcanzar los 37 grados, el máximo previsto, y en San Sebastián los 22, el valor más fresco.

¿Por qué vuelve a ocurrir esto? «Tenemos viento muy en calma, el anticiclón bloqueando a la borrasca, muchas horas de sol y todo hace que suban las temperaturas», relata el delegado territorial de la Aemet. El domingo ya se notará la bajada y para el lunes no se prevé que el mercurio supere los 27 grados. «Cada día tres o cuatro grados para arriba y después tres o cuatro grados para abajo», afirma Núñez. A partir de ahí, ya toca esperar valores que ronden los 30.

Un mes «muy excepcional»

Lo que está claro es que el mes de mayo de 2022 va a ser «muy excepcional» y un mes más cálido de lo habitual: la temperatura histórica media registrada es de 25 grados y ahora estamos en 29. «Esto quiere decir que cada día ha hecho cuatro grados más de lo que cabría esperar», explica. 

¿Es lo que nos queda esperar para este verano? «Me costaría pensar que vamos a alcanzar récord de temperaturas tres meses seguidos. Las previsiones apuntan a un verano con sus altibajos, unas semanas con temperaturas elevadas y otras más frescas», vaticina.

¿Es consecuencia del cambio climático? «Asignar un mes de mayo tan excepcional como este al cambio climático es difícil, habría que hacer un estudio. Y la variabilidad del clima extremeño tiene estas particularidades», responde el responsable de la Aemet. De hecho, cabe recordar que a comienzos de abril precisamente una ola de frío dejó mínimas de hasta -3 grados en el norte de la región y mantuvo las temperaturas, de media, cinco grados más bajas de lo normal. 

Lo que sí parece claro es que los veranos extremeños tienden a alargarse cada vez más: empiezan antes (este año en mayo), acaban después, las temperaturas son más elevadas y el calor más intenso. «Los 22 años del siglo XXI van confirmando lo que ya nos vienen avisando los científicos hace mucho tiempo», concluye Núñez.

Compartir el artículo

stats