La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) mantiene la convocatoria de huelga docente del 30 de mayo, a pesar de que el curso escolar 2022/23 se ha retrasado al 12 de septiembre, "por el menosprecio a la labor docente, los incumplimientos de acuerdos, los recortes en plantillas y la falta de negociación". En un comunicado, ha agradecido a los docentes extremeños su participación activa en las reivindicaciones de estos últimos días desde que se conoció que la Consejería de Educación quería adelantar al 6 de septiembre el inicio del curso escolar.

El sindicato ha aseverado que esa implicación de los profesionales del ámbito educativo, con diversas acciones en el tiempo de los recreos del horario escolar a propuesta de CSIF, ha "resultado decisiva", junto a sus reclamaciones públicas y presiones, para que Educación haya dado marcha atrás en su firme decisión inicial, "tomada sin ningún tipo de consenso ni de diálogo con el principal sindicato de la educación como es CSIF".

La intención de adelantar el curso, lo que hacía inviable desde el punto de vista práctico el inicio de las clases en Extremadura de una forma adecuada, "colmó el vaso de los numerosos agravios puestos en práctica por la Administración regional, lo que nos llevó como medida de fuerza a tomar la decisión de convocar una huelga general en el sector el próximo 30 de mayo", ha señalado.

Sin embargo, y al margen de la polémica sobre el adelanto de curso, CSIF ha considerado prioritario que la consejera del ramo, Esther Gutiérrez, aborde otro tipo de cuestiones absolutamente imprescindibles para el buen desarrollo del curso lectivo. Entre ellas se encuentran los continuados recortes de las plantillas de los docentes que impide, como marca la ley, la atención individualizada al alumno, ha indicado el sindicato.

Además, CSIF ha exigido que aplique de una vez por todas los acuerdos firmados en 2018 y que no se han implementado, como la recuperación del horario lectivo de 18 horas para las enseñanzas medias, la aprobación de la carrera profesional que no tienen los docentes en Extremadura, la reducción de jornadas en dos horas para los profesores mayores de 55 años y la actualización de licencias y permisos, entre otras reivindicaciones.