Recursos extras para intentar arreglar la situación del tren. El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) ha desplegado «un ambicioso operativo de monitorización, seguimiento y puesta en marcha de soluciones del comportamiento del material rodante que enlaza Badajoz con Madrid (Larga Distancia)», según aseguran, para minimizar el impacto de las incidencias en los usuarios cuando estas se produzcan. Además, se comprometen a «garantizar que los trenes circulen con normalidad y que la ciudadanía cuente con el servicio que se merece cuanto antes». «Analizamos el origen de las incidencias, tomamos medidas y ponemos soluciones, con transparencia y rigor, para revertirlas», aseguró este lunes la ministra de Transportes, Raquel Sánchez.

De este modo, Renfe va a llevar a cabo la colocación de un tren Talgo VI en la estación de Cáceres para ser activado en caso de posibles incidencias. «Del mismo modo, en Badajoz se posicionará una locomotora de reserva de la serie 334 equipada con GSMR apta para circular con el servicio Intercity en caso igualmente necesario».

Asimismo se incorpora un nuevo procedimiento de cambio de cabina en Mérida con objeto de minimizar el tiempo de este.

Más recursos

Además, en cuanto a los trenes regionales, Renfe anunció una revisión extraordinaria de los motores y los equipos de climatización, así como el resto de los elementos más relevantes del tren, además del acompañamiento de personal de mantenimiento en los servicios que enlazan Extremadura con Madrid, Puertollano y Sevilla.

En los regionales también habrá revisión extraordinaria de los motores

Por su parte, Adif ha reforzado con seis brigadas más (15 profesionales) y personal propio las labores de mantenimiento y reparación en el tramo Plasencia-Cáceres con el fin de reducir los tiempos de respuesta en el caso de contratiempos. Estos equipos se suman a los ya disponibles en los tramos puestos en explotación; «un total de 54 profesionales de mantenimiento dedicados en exclusiva». «Estos equipos están siendo apoyados por el personal propio del área de mantenimiento de Mérida, que suman 81 profesionales».

Igualmente, se trabaja en las agujas o sistemas de desvío en la línea que provocaron retrasos la semana pasada. Además, se harán pruebas cuando la temperatura esté al máximo con el fin de comprobar que funciona en estas circunstancias para así evitar que el sobrecalentamiento afecte.

Estas acciones son la respuesta a que, desde su estreno, el tren rápido ha acumulados retrasos y averías y ha provocado, de nuevo, la indignación generalizada.

El Badajoz-Madrid de ayer llegó puntual, por lo que sí se pueden cumplir horarios

Por otra parte, desde Renfe informaron que aún no han sido adaptados los horarios para «ajustar los tiempos de viaje», tal y como anunció el presidente del ente ferroviario, Isaías Táboas. Dijo que se haría en un plazo máximo de 24 o 48 horas, pero ahora explican que es necesario «un estudio más en profundidad».

Lo cierto es que el servicio Alvia de la mañana de este lunes entre Badajoz y Madrid llegó prácticamente puntual a su destino, por lo que se evidencia que sí puede cumplir con los horarios ya fijados.

La oposición pide dimisiones y critica ‘la prisa’ de la inauguración

Por un lado, el PSOE pide a los demás partidos políticos que vuelvan al Pacto por el Ferrocarril, el foro común para luchar por un tren digno en Extremadura (el cual sigue sin llegar). Por otro, la oposición replica que debe haber dimisiones y critica ‘las prisas’ por inaugurar un servicio ferroviario «inacabado».

El PSOE les pide a los partidos políticos que vuelvan al Pacto por el Ferrocarril

De este modo, desde el PP manifestaron que «las dimisiones no llegan, pero tienen que llegar». «Es inadmisible que un servicio que se vendió con todo el boato institucional, al final sea una verdadera estafa», expresó la nueva presidenta popular, María Guardiola.

Por su parte, desde Cs indicaron: «El tren no se tenía que haber inaugurado». Y hablaron de las «ansias electorales» del PSOE. «Parece que estamos en la Extremadura de Berlanga», indicó el diputado José María Casares. 

Y desde Unidas por Extremadura, la portavoz Irene de Miguel subrayó con respecto a las declaraciones del presidente de Renfe: «No solo nos debe pedir perdón, sino que tiene que cesar de su cargo».