Nuevo revés al parque eólico previsto en la zona de Montánchez. La Junta de Extremadura ha emitido una declaración de impacto ambiental (DIA) negativa al proyecto de molinos más grande que se quería instalar en la zona. Se trata de Montánchez I, que se componía de 10 aerogeneradores con un total de 45 megavatios (MW). El parque al completo estaba planeado en este municipio cacereño y en otros cuatro cercanos: Torre de Santa María, Salvatierra de Santiago, Zarza de Montánchez y Robledillo de Trujillo.

La resolución publicada este jueves en el Diario Oficial de Extremadura (DOE) reza así: "Dicho proyecto previsiblemente causará efectos desfavorables significativos sobre especies catalogadas en peligro de extinción, sobre hábitats de interés comunitario y ecosistemas forestales, sobre la integridad y coherencia de la Red Natura 2000 y sobre el paisaje, al considerarse que las medidas previstas por la promotora no son una garantía suficiente para su corrección o su adecuada compensación".

Entre las especies que se nombran y que podrían verse afectadas destacan el águila perdicera (Aquila fasciata), el alimoche (Neophron percnopteru) y el cernícalo primilla (Falco naumanni).

Una vez más

De este modo, Montánchez I recibe el mismo varapalo que el proyecto de Castillejo (20 MW), que recibió una DIA negativa el pasado mes de marzo, y que el de Alijares (40 MW), en Robledillo de Trujillo, que también fue rechazado el pasado mes de julio.

Por ahora solo queda en pie el de Astorgano, con 6 MW y dos generadores.

Tras conocerse esta DIA negativa, desde la Plataforma Cívica Sierra de Montánchez-Natura, que se creó para luchar contra los parques eólicos en la zona, mostraron su alegría por la noticia. «Hoy sí que sí. Después de demasiados años de lucha la sociedad montanchega hoy puede saborear el triunfo colectivo de haber defendido su pueblo frente a estos piratas ambientales», señaló el portavoz de la plataforma, Francisco Pulido.

También presentaron alegaciones al proyecto Adenex, Ecologistas en Acción y SEO BIRD/LIFE, principalmente por el impacto negativo que tendría en especies en peligro de extinción que habitan la zona, como el águila perdicera, el águila imperial ibérica, el buitre negro, el cernícalo primilla o el alimoche.

Desde el otro lado, la empresa Reolum, promotora de todo el proyecto (llamado Hybrex), aún no tiene claro si recurrirá por la vía administrativa esta resolución de la Junta de Extremadura.

El texto del DOE recoge que la declaración de impacto ambiental «no podrá ser objeto de recurso, sin perjuicio de los que, en su caso, procedan en vía administrativa y judicial frente al acto por el que no se autoriza el proyecto». De momento, desde Reolum explican que lo «tendrán que consultar con sus asesores».

«En otros lugares no hay tantos problemas para instalar plantas o parques de energía renovable, que es justo lo que está demandando la Unión Europea», expresa Yann Dumont, director general de Reolum. «Además, esto es una forma de crear empleo, que tanta falta hace con la situación que tenemos encima», añade.

Habría que recordar que el pasado mes de mayo la Plataforma Cívica Sierra de Montánchez-Natura instó a la Junta de Extremadura a aligerar los trámites para la DIA de los proyectos eólicos en la sierra montanchega, al tiempo que criticó la «tibieza» de la Administración regional.

Desde el Ayuntamiento de Montánchez también mostraron este jueves su satisfacción por esta declaración negativa. El consistorio se ha posicionado en todo momento en contra de los parques eólicos en la zona.

Por otra parte, en otoño de 2021 firmaron un manifiesto Robledillo de Trujillo, Hibahernando, Zarza de Montánchez y Santa Ana para expresar su apoyo a los molinos.