Nueva jornada de tensión con los piquetes de La Unión que reclaman contratos y subidas en el precio de la aceituna. Este viernes ha sido a las puertas de la cooperativa de la Aceitunera del Norte de Extremadura (Acenorca), de segundo grado y ubicada en Montehermoso, donde se instalaron por la mañana impidiendo la salida de los camiones. «No estamos dispuestos a permitir que sigan con la actividad. Les reclamamos que sean solidarios», señaló el dirigente de La Unión, Luis Cortés. 

Según fuentes de Acenorca, había al menos siete camiones retenidos en el interior de la cooperativa desde la mañana del viernes, aunque no han conseguido hacerlo hasta la tarde porque los piquetes apostados en la puerta lo han impedido. El jueves ya pidieron el apoyo de la Guardia Civil para poder desarrollar la actividad ordinaria; y esta mañana el cambio de turno produjo con una hora de retraso porque los piquetes tampoco permitían acceder al interior de las instalaciones a los trabajadores que intentaban incorporarse a sus puestos, indican las mismas fuentes. 

Los manifestantes hablan de carga, aunque la subdelegación del Gobierno rechaza que se llegara a ese extremo para permitir la salida de los vehículos. En los vídeos que ha grabado la organización agraria se ve cómo la Guardia Civil crea un cordón ante los manifestantes para asegurar un carril de acceso y salida a las instalaciones de la cooperativa y retira de las vallas de las instalaciones a las personas que protestan. Se han vivido algunos momentos de tensión en los que varias personas han forcejeado con los agentes mientras otros manifestantes se han tumbado en el suelo para intentar bloquear la salida de los camiones y han sido retirados también por la Guardia Civil. 

«Solo queremos poder realizar las labores de recogida de la aceituna», dicen en La Granadilla

El día anterior la protesta llegó también a las instalaciones de La Granadilla (en Guijo de Granadilla), la otra cooperativa de segundo grado que hay en el norte de la región, que ayer a través de un comunicado solicitó que se les permita trabajar. Denunció «la «situación de tensión» que sufre en la actualidad a consecuencia de la acción de algunos piquetes, que exigen un precio «digno» para las aceitunas.  

Las cooperativas piden trabajar

«Tan sólo queremos poder realizar las labores de recogida de la aceituna, estando de acuerdo plenamente en alcanzar un precio justo», han señalado los responsables de la cooperativa en una nota recogida por Efe. Indicaron también que han mantenido distintos encuentros con miembros de las cooperativas de Hernán Pérez, Torrecilla de los Ángeles, Villanueva de la Sierra, y el Consejo Rector de la Granadilla, en los que se puso de manifiesto la necesidad de trabajar juntos, en una misma dirección «y por ello, la Cooperativa Aceitunera Granadilla ha puesto a disposición labores de asesoramiento», pero con una serie de condiciones: «deponer y desinflar las tensiones originadas por los piquetes; respetar el libre comercio y las actividades de trabajadores, socios y asociados; no hacer favores a quiénes organizan y realizan piquetes y estar dispuestos a continuar conversando, transmitir apoyo y experiencia, y, en un futuro, llegar a acuerdos convenientes para todos», agrega la nota.

Los manifestantes, en todo caso, se sienten respaldados en su reivindicación porque, según explican, en una asamblea del pasado jueves con 500 personas en Villanueva de la Sierra apoyaron en mantener la protesta hasta que se alcance la solución que pretenden: contratos y subida de precios. Luis Cortés señaló ayer que mantendrán las protestas durante los próximos días en el norte extremeño y el jueves lo harán en Zafra, ante el inicio de la feria ganadera allí.