Negociaciones para formar gobierno en la región

El PSOE presidirá la Asamblea de Extremadura tras no haber acuerdo PP-Vox

La candidata socialista, Blanca Martín, es apoyada por su partido y por Unidas

Blanca Martín se abraza a Miguel Ángel Morales bajo la mirada de Fernández Vara tras ser nombrada presidenta de la Asamblea.

Blanca Martín se abraza a Miguel Ángel Morales bajo la mirada de Fernández Vara tras ser nombrada presidenta de la Asamblea. / Jorge Armestar

Rocío Sánchez Rodríguez

Rocío Sánchez Rodríguez

Y ocurrió. Con un tímido aplauso. El PSOE se quedará con la presidencia de la Asamblea de Extremadura tras no haber acuerdo entre PP y Vox. En las dos vueltas, la candidata socialista, Blanca Martín, logró 32 apoyos (los 28 de su partido más los cuatro de Unidas). Y PP y Vox se votaron a sí mismos, obteniendo 28 y 5 apoyos, respectivamente. Las cuentas están claras. Por mayoría simple, Martín volverá a estar al mando de la Cámara legislativa.

Asimismo, Lara Garlito (PSOE) será vicepresidenta primera de la Asamblea y Manuel Naharro (PP) vicepresidente segundo. Además, Elena Nevado (PP) será secretaria primera; Estrella Gordillo (PSOE), secretaria segunda; y José Antonio González Frutos, secretario tercero (Unidas). Este último ha podido entrar gracias al apoyo de los socialistas. De este modo, Vox se queda fuera de la Mesa.

La líder del PP, María Guardiola, en la votación de la Asamblea.

La líder del PP, María Guardiola, en la votación de la Asamblea. / EL PERIÓDICO

En los escaños había papeletas y sobres para que los diputados escribieran el nombre del candidato al que apoyaban. El PSOE presentó a la citada Blanca Martín, el PP a Abel Bautista, Vox a Ángel Pelayo Gordillo y Unidas por Extremadura a nadie; sus votos fueron a la propuesta del PSOE.

Martín despidió la sesión explicando que lo habitual es que el nuevo presdiente (en este caso presidenta) de la Cámara dé un discurso, "pero comprenderán que no tenía nada preparado", ironizó. Habló de situación de "sorpresa", pero aprovechó para asegurar que luchará "contra la violencia de género por encima de todo", y que seguirá usando "el lenguaje inclusivo como seña de identidad".

Guardiola y Pelayo se cruzan en la votación en la Asamblea de Extremadura.

Guardiola y Pelayo se cruzan en la votación en la Asamblea de Extremadura. / Jorge Armestar

¿Y ahora? ¿Qué supone esta carambola? Este contexto vuelve a poner sobre la mesa la posibilidad de una repetición electoral -ya se habló de ello durante la campaña- si finalmente el PP no logra el apoyo de Vox para que la líder de los populares, María Guardiola, sea presidenta de la Junta en solitario. La ultraderecha dice que sigue teniendo la mano tendida pero no se mueve de su postura. El PP tampoco, que se niega cada vez con más rotundidad a que haya consejeros de Vox en su gobierno.

Rueda de prensa a las puertas de la Asamblea de Extremadura.

Rueda de prensa a las puertas de la Asamblea de Extremadura. / EL PERIÓDICO

La tensión política arrancó este martes minutos antes de que empezara el pleno de Constitución de la Asamblea (programado para las 10.00 horas), ya que el número 2 del partido de Abascal, Jorge Buxadé, había convocado a las 9.50 horas una rueda de prensa justo en la puerta de la Cámara legislativa, pero sus manifestaciones no desvelaron nada nuevo. Que no había acuerdo, que ellos querían entrar en el gobierno de Extremadura, que querían consejerías, que es lo que merecen los 50.000 votantes del partido. Y que el PP lo debía entender. Así de claro.

La formación de ultraderecha no cambió sus exigencias, el PP no las había aceptado y ambas formaciones llegaron a la votación del presidente de la Asamblea sin acuerdo. La previsión era que cada cual se votara a sí mismo; por ello la ultraderecha instaba a los populares a que apostaran por su candidato.

Si eso no ocurría, la presidencia de la Asamblea iba a caer en manos del PSOE. "El PP lo tiene en sus manos", decía Buxadé. "Esperamos que el PP tenga un momento de iluminación", apuntaba. No fue así.

Conocido el resultado, Vox se apresuró a mandar una nota de prensa para hacer responsable al PP de que el PSOE presidiera finalmente la Cámara legislativa.