Kiosco El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

ACTOS CONMEMORATIVOS DEL CENTENARIO

San Vicente de Paúl: un siglo caminando con La Paz en Mérida

La Conferencia San Vicente de Paúl cumple cien años centrada en la inserción de la mujer y la ayuda a las familias más necesitadas. La ciudad premia su labor dedicándole una calle junto al Albarregas y el acueducto de San Lázaro

Foto de familia de la inauguración del paseo San Vicente de Paúl. EL PERIÓDICO

Comenzaron en el barrio de La Paz casa por casa, repartiendo bolsas de comida que ellas mismas preparaban con los alimentos que les facilitaba Becerra para los más necesitados. El barrio de La Paz, hoy San Lázaro y Juan Canet, ya no existe; pero cien años después, la Conferencia de San Vicente de Paúl y sus voluntarias (porque la mayoría son mujeres) siguen más activas que nunca. Ahora los productos básicos se reparten a través del Fega y los bancos de alimentos y aunque siguen atendiendo a una media de 90 familias cada mes, han diversificado su actividad.

Cursos de inserción para mujeres, apoyo escolar, orientación laboral, charlas en colegios... «Por aquí ha pasado mucha gente que ha hecho una labor estupenda», cuenta Guadalupe Redondo, actual presidenta del colectivo en Mérida. Tras el acto institucional de la semana pasada, ayer celebraron su día grande: por la mañana se descubrió una placa en la calle que el Ayuntamiento de Mérida ha dedicado a la labor de la Conferencia en estos cien años y después se organizó un festival en San Lázaro con música, hinchables, talleres infantiles y caldereta.

La Conferencia facilita cada mes bolsas de comida y productos básicos a unas 90 familias de San Lázaro y Juan Canet

decoration

 Esta organización caritativa vinculada a la Iglesia se extendió por muchas parroquias del país hace ya un siglo. Su presencia menguó a partir de la década de 1990 y en numerosas ciudades fue desapareciendo, pero no en Mérida. A lo largo de estos cien años la Conferencia de San Vicente de Paúl ha desarrollado su labor humanitaria acompañando a las familias de San Lázaro y Juan Canet mediante la cobertura de necesidades básicas como ropa, alimentos, medicinas e incluso bombonas de butano. 

«Pero no solo atendemos las necesidades urgentes, sino que queremos formar a las personas para que se puedan valer por sí mismas», explica Redondo, que además agradece el apoyo que siempre han recibido del consistorio y otras administraciones como la Junta. «Todo es a base de dinero y nosotros no tenemos nada, solos no hubiéramos podido, dependemos de donativos y subvenciones», reconocía ayer. 

Redondo descubriendo la placa junto a Carmen Yáñez. EL PERIÓDICO

Una labor encomiable que también ensalzó la portavoz municipal, Carmen Yáñez. «Son cien años de historia para la ciudad , una laboren la que el voluntariado tiene sobre todo cara de mujer, en un trabajo de estar siempre presente en la calle y acompañar a quienes más lo necesitan. En cada momento habéis acompañado a las familias y no solo a los mayores y enfermos, sino a los más pequeños y más vulnerables», dijo en su intervención.

Cooperativa de costura

En una nota, el consistorio destacó la labor humanitaria que la Conferencia ha desarrollado en Mérida y su «apuesta» por la formación, materializada en cursos y talleres para la inserción de la mujer, e incluso clases de apoyo escolar para alumnos de Primaria y Secundaria. 

Acciones formativas sobre comercio, patronaje y diseño, jardinería, informática alfabetización... Especial mención merece el taller de costura, con el que se pretende contribuir al autoempleo y que ha fructificado en la creación de una cooperativa de mujeres. Sus creaciones se exhibieron en el acto institucional que se celebró a finales de abril en el centro cultural Alcazaba, al que asistió el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, y el presidente de las Conferencias de San Vicente de Paúl en España, Juan Manuel Buergo Gómez. 

La conferencia cuenta en Mérida con un equipo de voluntarios «muy bueno», pero ha realizado un llamamiento para que se sumen a la organización un mayor número de voluntarios jóvenes. El colectivo tiene su sede social en San Luis y el nuevo paseo que se le ha dedicado se ubica junto al río Albarregas y a escasos metros del acueducto de San Lázaro.

Compartir el artículo

stats