Entrevista a una de las protagonistas de la obra 'Shakespeare en Roma'

Rebeca Montero: «La clave del teatro es trabajar todos con todos»

La actriz Rebeca Montero

La actriz Rebeca Montero / C. L.

C. L.

La actriz Rebeca Montero, nacida en Ourense, ha hecho de su vida el teatro y hoy muestra en el Festival de Teatro Romano de Mérida su camaleónica personalidad en una obra en la que interpreta, nada menos, a tres personajes muy distintos. 

PREGUNTA: ¿Es su primera vez en el Teatro de Mérida? ¿Cómo se siente?

RESPUESTA: Sí, actuando sí. Pues ahora mismo muy nerviosa, con mucha responsabilidad. Estuvimos en el teatro y es un sueño que se va a cumplir y es magia para nosotros trabajar en un sitio tan impresionante. Pero a la vez, el comentario que teníamos al salir era de ser un espacio acogedor, dentro de esa grandiosidad como que recoge. 

P: Son cuatro obras de Shakespeare condensadas en poco más de dos horas, ¿cómo ha sido ese proceso?

R: Ha sido de los procesos más duros físicamente que yo he vivido porque aparte de aprenderte gran cantidad de texto clásico, es contar en estilos tan distintos, porque cada director traía uno distinto. Ha sido muy curioso, muy difícil, muy trabajoso… Pero lo que ha pasado aquí es que los compañeros hemos conseguido una unión que no siempre se da y que es para mí la clave del teatro que es trabajar todos para todos, no para su momentito, sino todos para todos. 

P: Son 8 actores e interpretan a 47 personajes, ¿ha sido complicado ese trabajo de organización mental?

R: Muy complicada. Para mí lo más difícil era salir de un personaje con un estado emocional muy brutal y entrar en cuestión de 5 segundos en los cuales yo me estaba cambiando de ropa, salir y hacer algo completamente distinto, un estado mental diferente. 

P: ¿Qué es lo más característico de cada personaje que interpreta?

R: La primera, Volumnia, es una mujer brutal, que quiere a su hijo pero de una manera que ninguna madre que ha visto el espectáculo puede entenderlo y para mí eso ha sido lo más difícil, entenderlo para poder interpretarlo. En el siguiente fue más entender el estilo de los directores porque soy una narradora pero entiendo que puede hacerse de millones de maneras. Después interpreto a una de las damas de Cleopatra y fue más sencillo porque Sara Rey tenía las cosas muy claras. Y la última, Tamora, es una maravilla de personaje y yo hice una propuesta un poquito arriesgada, que finalmente compraron. Hago a una extranjera con un acento determinado. 

P: ¿Qué es lo más especial de la obra?

R: La energía que tenemos los actores y las actrices en escena. La energía apuesta a favor del espectáculo en las cuatro versiones tan distintas, casi antagónicas. Creo que es lo que más lleva al público a disfrutar de la obra.