Las visitas guiadas tendrán una duración de 90 minutos para un máximo de 26 personas

Mérida se une a la tradición europea del ‘necroturismo’

El ayuntamiento emeritense propone cuatro rutas para descubrir la historia del cementerio, curiosidades en las tumbas y personajes ilustres

Israel J. Espino posa en el cementerio de la capital extremeña.

Israel J. Espino posa en el cementerio de la capital extremeña. / El Periódico

La capital extremeña se suma al turismo de cementerios con visitas guiadas. El ‘necroturismo’ tiene una gran tradición en Europa y cada vez está más asentado en España. Curiosidades secretas, tumbas de personajes ilustres, arte funerario... Quien esté interesado en participar debe inscribirse a través de la página web de Turismo Mérida y en cada jornada podrán participar 26 personas, las plazas se abren hoy, 31 de octubre, y se cerrarán cuando se complete el aforo (más de 100 personas). Cada domingo de noviembre a partir de las 18.00 horas en el camposanto.

Serán recorridos de 90 minutos que permiten conocer la historia de la ciudad por medio de los panteones y monumentos del cementerio municipal. Este no será un trayecto de misterio y estará recomendado para mayores de 12 años, manifestó ayer la organizadora de esta actividad, Israel J. Espino, en una rueda de prensa en la que estuvo acompañada por el delegado de Turismo, Felipe González.

Las visitas guiadas son gratuitas. Además, en esta ruta, en la que Espino pretende mostrar la «Mérida del más allá» y que tiene como objetivo clave recuperar y reconocer la localidad a través de los ancestros, los participantes podrán contemplar cómo ha evolucionado las creencias y las costumbres desde finales del siglo XIX, gracias a los simbolismos de las flores, se jugará con la imagen-sonido y se ofrecerán «sorpresas». 

Durante el particular recorrido, que se desarrollará a puerta cerrada, Israel J. Espino recomendó que la gente lleve una linterna. «La actividad ya se celebra en muchas ciudades europeas», comentó la organizadora, debido a que está muy de moda el turismo de misterio, el necroturismo y el tanatoturismo.