la historia de una joven emeritense QUE SE HA ANIMADO A EMPRENDER en la capital extremeña

Un viaje a Disneyland sin salir de Mérida

Noelia Collado, de 22 años, cumple su sueño de montar un comercio de alimentación en la céntrica avenida José Fernández López

Noelia Collado con su colección de peluches Disney.

Noelia Collado con su colección de peluches Disney. / ALBERTO MANZANO

La creatividad cobra más fuerza en los tiempos que corren, porque las personas tienen que esforzarse aún más para poner en marcha sus negocios y lograr que lleguen a buen puerto. Esto se hace realidad en un pequeño ultramarinos que abrió en la avenida José Fernández López. A los mandos del comercio está la joven emprendedora Noelia Collado (Mérida, 2001), se considera una enamorada de Disney. No lo oculta. Es más, lo expone y el nombre de la tienda se llama Disneyland. «Apuesto por artículos que gustan de toda la vida como chucherías y refrescos aunque también hemos incorporado pan de pueblo, productos de higiene, leche, aceite, galletas, arroz, pasta, huevos...», explica a este periódico.

Ya se ha ganado la confianza de una clienta que valora el surtido, la calidad y el trato amable. «La gente está respondiendo muy bien porque la multitienda se encuentra en un sitio estupendo. Estamos abiertos de martes a domingo, la idea es darle un servicio básico a los vecinos. Quiero que mis clientes sean personas, no números. Que se sientan como en casa», destaca Collado con una sonrisa.

Cesta navideña valorada en 350 euros.

Cesta navideña valorada en 350 euros. / ALBERTO MANZANO

Los amantes de Disney en la capital extremeña no pueden perderse este llamativo establecimiento. Un local decorado con figuritas y peluches (Mickey, Minnie, Pluto, Pato Donald, Pata Dais, Dumbo...) que han salido de las películas para sorprender a adultos y niños. «Mi sueño era abrir una tienda en el barrio y lo he conseguido. Cuando era pequeña venía a este comercio a comprar golosinas», señala con satisfacción.

Y, además de todo esto, Noelia sorteará entre sus consumidores una cesta de Navidad valorada en 350 euros. No falta de nada para estas fiestas. «Las papeletas cuestan un euro y ya he vendido más de 500. Un premio que toca de verdad», concluye la joven.