cuenta con la colaboración de la junta de extremadura y el ayuntamiento emeritense

Activado el protocolo por ola de frío para las personas sin hogar en Mérida

Cáritas prepara 20 plazas destinadas a los más vulnerables. El refugio estará operativo hasta el próximo 30 de abril y ofrece recursos básicos

Un techo para combatir el frío en la capital extremeña.

Un techo para combatir el frío en la capital extremeña. / EL PERIÓDICO

Cáritas Diocesana de Mérida-Badajoz abrió este pasado lunes, y hasta el próximo 30 de abril de 2024, el recurso ‘Ola de frío’ en la capital extremeña, situado en la calle Suárez Somonte, con un total de 20 plazas destinadas a personas sin hogar.

Este recurso, que cuenta con la colaboración y la cofinanciación de la Junta de Extremadura y el consistorio emeritense, proporcionará refugio a las personas vulnerables que se encuentran viviendo en la calle, a quienes ofrece servicios esenciales como cena, desayuno y cama para dormir.

Además, se brindará acceso a duchas, lavandería y servicios de ropero. Es, por tanto, «un lugar seguro donde se proporcionará atención y cuidados básicos», con el objetivo de «reducir el daño a las personas que se enfrentan a las duras condiciones climáticas de esta época del año, evitando un deterioro de su situación personal», explica Cáritas Diocesana de Mérida-Badajoz.

El centro de emergencia es un espacio de «mínima exigencia», una alternativa a vivir en la calle donde se favorece «el cambio y mejora de las personas que no tienen un hogar». El director del recurso, Enrique Tejada, destaca que del mismo modo, las personas que acudan al centro contarán con la posibilidad de comenzar un proceso desde el que se les ofrece «una oportunidad de cambio para poder salir de la situación de exclusión social en la que se encuentran». El centro, que estará operativo desde las 17.00 hasta las 09.00 horas del día siguiente, se coordinará «estrechamente» con el comedor social Beato Padre Cristóbal, fortaleciendo así la red de apoyo a las personas más vulnerables.

Durante el pasado año, en los 5 meses en los que permaneció abierto este recurso, pasaron por el dispositivo un total de 85 personas, de las cuales el 16% eran mujeres, y con un índice de ocupación del recurso del 86 por ciento, mientras que en el anterior fue del 76 por ciento. Este año, nuevamente, el dispositivo contará con un plan de emergencia especial.