+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

el bombo

Ruidos y sentencias

 

Las primeras actuaciones judiciales sobre los ruidos en nuestra ciudad se han saldado con penas de cárcel y económicas, unas consecuencias que todos hubiéramos deseado que no se produjeran ¿Era necesario haber llegado a esta dolorosa situación? Dado el curso de los acontecimientos ha sido inevitable.

Se concedieron licencias de apertura sin tener debidamente insonorizados los locales e incluso se abrieron establecimientos sin la correcta licencia, se ignoraron las primeras denuncias ante la Policía Municipal, se traspapelaron algunas, no se midieron los ruidos unas veces porque no se encontraba el sonómetro y otras porque estaba estropeado, se amplió la zona sobresaturada escandalosamente...

No sé si son todos los que están pero es obvio que no están todos los que son responsables. Muchos vecinos de la Madrila hemos bajado a los bares a suplicar a las tres de la madrugada que bajaran la música, hemos relatado nuestro calvario a decenas de concejales y varios alcaldes, la situación era conocida en toda la ciudad, pero nadie movió un dedo en la dirección correcta. Dado que era un clamor popular, que las quejas de los vecinos estaban casi diariamente en los medios de comunicación y que se trataba de un tema de salud pública me pregunto si no hubiera sido adecuado que algún fiscal debiera haber actuado de oficio. Desde hace unas semanas circula una plataforma titulada ‘Yo también hice ruido en la Madrila’.

Los firmantes ¿se sienten orgullosos de haber tenido sin dormir a decenas de ciudadanos a causa de sus excesos en los legítimos ratos de ocio? ¿Se solidarizan con los condenados y están dispuestos a compartir sus penas? ¿Quizás deberían abominar de un comportamiento incívico, insolidario e irresponsable e instar a erradicar tales prácticas? Las molestias han disminuido, que no desaparecido, y ojalá que estas sentencias sirvan para que todos los implicados adopten las medidas necesarias para que no vuelva a suceder.

Temas relacionados
 
   
4 Comentarios
04

Por para más INRI 12:43 - 09.09.2018

Las sentencias son para cumplirlas.

03

Por Carlos J. 11:59 - 09.09.2018

Aunque no se puede comparar con los años dorados de la movida cacereña, parece que a los actuales responsables tampoco les preocupa mucho. Los que vivimos en esa zona, no pegamos ojo de jueves a domingo. Ya puedes llamar a la Policía Local que, o no vienen o se limitan a pasar por delante y no entrar. Cuando vas a protestar en persona te dicen que es que no pueden entrar en los locales. Inaudito, Y también dicen que hay que poner las denuncias por escrito, cosa que ya les digo que tampoco vale para nada. Mientras, todos los fines de semana vemos beber en la calle, orinar en nuestros portales y realizar otro tipo de prácticas que van contra la salud pública. Quizás habrá que esperar que entren dos o tres responsables municipales en la cárcel para que alguien reaccione.

02

Por Rebequina 10:47 - 09.09.2018

No empatizar con los demás es algo característico de la persona humana hispánica en general. Sólo nos acordamos de ciertas cosas cuando nos afectan.

01

Por Estoykof 10:35 - 09.09.2018

Completamente de acuerdo con lo que dice sr. Buenadicha. Lo expuesto es la esencia del catovi: no mojarse, darle al pico y ponerse de perfil, mientras que lo sufra otro que se aguante;hasta que el camión nos lleva por delante.