+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

LA BARRIADA FESTEJA EL DÍA DE SU PATRONA CON LA TRADICIONAL ROMERÍA EN LA ERMITA

Trabajo en equipo por Santa Lucía

Diferentes grupos de la parroquia de Aldea Moret llevan organizando desde enero el evento, para poner a punto la mesa de ofrendas y la tómbola, con productos que dona la gente del barrio. A la eucaristía le siguió la procesión y el besaojos a la patrona

 

En familia 8 Un grupo de asistentes a la romería. - FOTOS: ANTONIO MARTÍN

En la ermita 8 Tras la procesión se llevó a cabo el besaojos. - FOTOS: ANTONIO MARTÍN

Sira Rumbo Ortega
13/05/2019

Cinco meses de preparativos y de trabajo en equipo. La romería de Santa Lucía, que se celebró ayer en los alrededores de la ermita, no podría entenderse sin los grupos que conforman la parroquia de San Eugenio, en Aldea Moret. Durante meses sus feligreses ponen su empeño para organizar este día y se dedican a recoger, clasificar y poner a punto todos los productos que después se venden en la mesa de ofrendas y en la tómbola. Todos cedidos por personas del barrio. Lo recaudado se invierte en el mantenimiento de la ermita de Santa Lucía, que el año próximo tendrá que arreglar los tejados.

Un año más la romería, una de las más antiguas de la ciudad (en 1522 ya consta la existencia de la ermita de Santa Lucía y desde 1654 ya hay constancia de celebración de culto en el lugar), fue un éxito de público. Tanto que hubo atascos a la entrada del recinto y a las doce del mediodía ya no quedaba espacio para aparcar. Como siempre hubo una eucaristía, oficiada por los párrocos de Aldea Moret, Miguel Ángel González y Jesús Luis Viñas (la ermita de Santa Lucía sirvió provisionalmente de ermita de Aldea Moret hasta que se construyó la de San Eugenio). Le siguió la procesión de Santa Lucía, portada a hombros por las mujeres del barrio, y el besaojos.

Después comenzó la fiesta. El barrio ha conseguido recuperar la romería y que cada vez más asistentes se queden a comer en los alrededores de la ermita. Hace años que se perdió esta tradición por los problemas que surgieron por la titularidad de la superficie. Ayer decenas de personas disfrutaban de sardinas asadas, cerveza en mano. Y para los más pequeños, juegos tradicionales.

Ayer fue una jornada para olvidar los problemas diarios. Aldea Moret reclama más implicación para terminar con el paro en el barrio. «Desde el comienzo de la crisis el barrio no ha levantado cabeza, es cierto que muchos reciben ayudas sociales pero eso no es solución, eso no va a hacer que el barrio viva, sino que subsista», señala el párroco Miguel Ángel González. Reclaman además mejores infraestructuras y un instituto.