+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Editorial

La imprevisible reunión de Trump y Kim

 

11/06/2018

Donald Trump encontrará mucho mejor ambiente en Singapur en su reunión con el líder dictatorial norcoreano que el que se respiraba en Canadá con los presuntamente aliados lo que dice mucho del estado del mundo. La reunión del martes es histórica por tratarse del primer encuentro entre un presidente de EEUU con el líder del país hasta ahora más cerrado del mundo, dominado por una dinastía estalinista. También lo es por la forma en que se ha llegado a esta reunión de dos dirigentes, ambos totalmente imprevisibles, ambos con arsenales nucleares y después de lanzarse durante meses una caterva de amenazas e insultos tabernarios hasta la suspensión del encuentro. El resultado de la reunión es tan imprevisible como sus protagonistas.

Singapur ya se está engalando para la cumbre de todas las cumbres. Kim Jong-un y Donald Trump discutirán mañana sobre la desnuclearización y la paz en la primera reunión presidencial de dos países aún anclados en aquella guerra de siete décadas atrás. El término histórico no sobra ni tampoco las alusiones a aquella visita de Nixon a Pekín que sacó a China de su aislamiento y la empujó a lo que es hoy. Muchos expertos embridan el optimismo y no esperan más que una foto que colme el ego desaforado de ambos, mucho circo mediático y alguna gaseosa declaración de intenciones. La desnuclearización es el nudo gordiano de la reunión. Washington y Pionyang se han comprometido a salir de Singapur con el acuerdo firmado.

Pese a los peros y las incertidumbres sobre el resultado del encuentro, mucho se ha avanzado en el conflicto entre las dos Coreas que es el núcleo del problema. La llegada de Moon Jae-in a la presidencia surcoreana ha permitido encarrilar la solución en poco tiempo hasta poder realizarse una cumbre intercoreana entre los presidentes el pasado abril abriendo la vía a un tratado de paz todavía inexistente entre ambos países tras la guerra que los enfrentó en los años 50. La otra cuestión, la desnuclearización del norte, aparece como el punto más espinoso. El líder supremo Kim Jong-un se dice dispuesto a emprenderla, pero el norte siempre ha usado su arsenal nuclear como instrumento de chantaje mientras que la capacidad negociadora de Trump es algo que todavía está por ver.

Buscar tiempo en otra localidad