+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

proyecto de sustitución de la ima cavea del monumento

El consorcio adjudica las obras para sustituir el graderío del teatro romano

Las actuaciones se iniciarán «en breve» y no afectarán a las visitas a este recinto. La empresa Resgal resulta adjudicataria de esta intervención, por 189.738 euros

 

El Teatro Romano de Mérida, en una imagen de archivo. - EL PERIÓDICO

Mejoras para el patrimonio monumental emeritense. El contrato para ejecutar la obra de sustitución del graderío de la ima cavea del teatro romano, promovida por el Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida, ha sido adjudicado a la empresa Resgal S.L., por un importe de 189.738 euros (IVA incluido). Según informan desde el organismo a este diario, se prevé que los trabajos comiencen «en breve» y el tiempo previsto de ejecución será de cuatro meses. Asimismo, el consorcio destaca que resulta «imprescindible planificar bien estos trabajos, ya que se han de complementar con los usos habituales del teatro, incluidas las visitas, que en ningún caso se verán afectadas» por las obras.

Según se recoge en la memoria descriptiva del proyecto, hace ya algunos años, debido al estado en el que se encontraba el teatro romano y con la intención de hacer más confortable y segura la asistencia de público, se tomó la decisión de recuperar la volumetría de las antiguas gradas mediante la colocación de unas estructuras metálicas fijadas al terreno que soportaban un revestimiento compuesto por fibra de vidrio y resina de poliéster coloreado, imitando la terminación de la piedra original.

Esta actuación se llevó a cabó con la intención de retirarse una vez finalizadas las representaciones del festival internacional de teatro clásico, para posteriormente volver a colocarse el siguiente año para el mismo evento. Sin embargo, debido al agrado del público y de la Administración, se decidió mantenerlo de forma permanente.

Cabe señalar que el graderío del teatro está compuesto esencialmente de un graderío (cávea) semicircular, con capacidad en su momento para 6.000 espectadores, divididos en tres zonas: ima cavea (22 filas), media (5 filas) y summa, esta última muy deteriorada en la actualidad.

Teniendo en cuenta que el teatro romano se debe mantener abierto al público y disponible en el período estival para el festival de teatro, se propone llevar a cabo la sustitución de los elementos de manera progresiva. De los seis sectores en los que se divide el graderío, se actuará en todos menos en el cuatro, que es uno de los centrales, ya que en este se ha intervenido de forma reciente, aunque se acometerán reparaciones puntuales.

El pliego técnico indica que la intervención se centrará en consolidar y proteger las improntas del graderío que estén en mal estado, así como en la sustitución del graderío mediante una demolición total de la estructura y del material de acabado de poliéster existente. También se aprovechará para mantener y conservar las barandillas y el entablado de madera del corredor de acceso a la ima cavea superior.