+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

DENUNCIA SINDICAL POR LA PRESTACIÓN DEL SERVICIO POSTAL

Demandan la apertura de otra oficina de Correos en la ciudad

 

Una cartera de Correos. - EL PERIÓDICO

REDACCIÓN
21/09/2020

El sindicato CSIF exige a los responsables de la Dirección Nacional de Correos la apertura de una segunda oficina de atención al público en Mérida al considerar que la única existente, ubicada en la calle Marquesa de Pinares, es «insuficiente» para atender a una población de 60.000 habitantes y los trabajadores están «desbordados». En una nota de prensa, CSIF sostiene que la ciudad debe tener dos oficinas, una a cada lado del río, para poder dar un servicio público de calidad a los usuarios.

Según los datos que maneja el sindicato, el pasado año la plantilla de esta oficina atendió a más de 150.000 clientes. Esta estadística muestra unas cifras «totalmente desproporcionadas» para la plantilla con la que cuenta este centro, que «no da abasto para ofrecer una buena atención a los ciudadanos». En este sentido, cabe señalar que es habitual ver en la acera largas colas de usuarios, más ahora que se ha tenido que reducir el aforo para cumplir con las medidas frente al covid.

Por otra parte, el sindicato también reclama una plantilla de refuerzo para «evitar el deterioro e incumplimiento de los plazos de entrega de los envíos postales». «Consideramos que cumplir con los compromisos de calidad que debe ofrecer Correos como servicio público pasan por la contratación de una plantilla suficiente para garantizarla», añade. De esta forma, CSIF advierte que si la empresa no rectifica y continúa por la vía del recorte, podría tener a corto plazo un alto riesgo de conflictividad que podrían afectar a la campaña de Navidad.

Cabe recordar que nueve barriadas de la ciudad se han quedado sin buzón de Correos, por lo que sus vecinos tienen que desplazarse a la oficina de Marquesa de Pinares o la plaza de España para depositar las cartas en los contenedores amarillos. La empresa habría tomado esta decisión «para ahorrar costes», según denunció el pasado agosto el sindicato CCOO. Los propios vecinos alertaron a través de las redes sociales.