+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

El Desliz

Más vale ‘Solo en casa’

El actor Macaulay Culkin se ha sumado a los seguidores de sus películas que exigen la eliminación de Donald Trump de la segunda cinta de la saga, en la que hizo un cameo

 

Pilar Garcés Pilar Garcés
22/01/2021

Dicen por ahí que se ha acabado la era Trump. Aunque queda el peligroso poso de su ideología, digerida y regurgitada por los cuatro subestómagos de bóvidos hormonados como el que semanas atrás asaltó el Capitolio. Ojalá su mensaje de odio, supremacismo, agresividad, machismo, racismo, desprecio a los derechos civiles y falta de compasión, corregido y empeorado por sus fanáticos, fuera tan fácil de borrar como el propio expresidente. Hace unos días, unos cuantos admiradores de la saga Solo en casa reclamaron en las redes sociales que el magnate sea eliminado de una secuencia de la segunda película y el propio protagonista, Macaulay Culkin, se ha sumado al arrebato de photoshop justiciero. Han esperado unos y otro los cuatro años de mandato para ajustarle las cuentas al personaje del malvado, llegan más tarde que el Séptimo de Caballería.

Contaba el director del filme que para permitir el rodaje de una escena en el Hotel Plaza de su propiedad, Donald Trump exigió salir en un cameo. De manera que el niño Kevin vaga por los pasillos y se topa con el magnate para preguntarle el camino al vestíbulo. Las historias pequeñas son fáciles de reescribir. Hubiera sido relativamente sencillo buscar otro hotel como escenario, pero se prefirió acatar las exigencias de un hombre acostumbrado a lograr sus propósitos, aparecer en la película infantil o dirigir el país, qué más da. Ha entrado en la Historia, aunque no en la del cine gracias a Solo en casa 2. Cabe recordar que por aquel entonces, Trump era un personaje célebre, un poco ridículo y esperpéntico, pero no despertaba la mezcla de miedo y odio que hoy da. Yo misma tengo una foto partiéndome de risa en las escalinatas de mármol y pasamanos dorados de la Trump Tower, un despropósito decorativo de oros y cristal con el sello de Ivanka. Así que Kevin va por el Plaza y se encuentra a… difícil saber qué personaje cumpliría las expectativas de los actuales seguidores de Solo en casa.

Se ha ido Trump dando un portazo y nos ha dejado con la cuenta. De Trump vamos a añorar el tener su loca doctrina localizada, acotada e identificada. Su herencia se denomina trumpismo, y el trumpismo hispano cuñadismo, un sistema de (escaso) pensamiento con el que podíamos lidiar cuando se circunscribía al ámbito privado. Ahora ha hecho fortuna y se ha diseminado, como dicen sus simpatizantes, sin complejos, transformándose de paso en el comodín perfecto para explicar desde la minusvaloración cualquier problema social complicado. Un maleducado es trumpismo, un desesperado es trumpismo, el hincha del equipo contrario es trumpismo, un frustrado es trumpista y quien hace una pregunta difícil alimenta el trumpismo; hay tanto hartazgo y tanto trumpismo que se hace difícil discrepar sin parecer más fan del exmandatario que de Macaulay Culkin.

El trumpismo alimenta los diagnósticos de brocha gorda de sus contrarios para sobrevivir. Por lo visto no ha servido de ejemplo tener a ese hombre un cuatrienio a los mandos de la principal potencia mundial. Una legislatura en el gobierno y casi no lo sacan, no nos vayamos a creer que todo es tan fácil como eliminarlo de Solo en casa. Exclamar trumpismo no sirve para erradicarlo. Vale la pena acotarlo y extirparlo con microcirugía mientras se pueda. Donald tuvo su película pero tal vez quiera una saga. 

*Periodista