+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

TV SEIS MESES DESPUES

 

TV SEIS MESES DESPUES -

ANGEL ROBINAANGEL ROBINA 07/01/2003

Catedrático de la Uex

Inesorable. La sucesión de los días, el transcurso de las semanas y el paso de los meses va poniendo las cosas en su sitio y a cada cual en su lugar. Desde el 27 de junio pasado, cuando dejara de emitir Canal Sur Extremadura, hasta los comienzos del nuevo año, apenas seis meses después, los hechos van esclareciéndose y los protagonistas situándose en su respectivo lugar: el que les corresponde a cada uno en relación con sus intervenciones en el lamentable cierre de la denominada ´ventana de la libertad´. Puestas las manifestaciones hechas sobre el asunto unas detrás de otras, es inexorable el diagnóstico, con sus consecuencias políticas, por la coherencia de unos y las veleidades de otros.

Lo que antaño, 19-7-02, fue para el PP cuestión capital: televisión digital, integrada por servicios telemáticos de banca, educación, salud, información on line, etcétera, ahora, 15-12-02, pasa a ser televisión analógica, por culpa de las grandes empresas tecnológicas que no invierten en el sistema digital. O sea, se suman a las razones que siempre se mantuvieron desde la Junta de Extremadura (aunque en realidad priman los defectos estructurales de las políticas del sector, que incumben el gobierno central y no a las empresas).

El 29-11-02 el PSOE e IU firmaron un acuerdo de futuro para la puesta en marcha de la televisión autonómica. Ese mismo día, Carlos Sánchez Polo, Vicepresidente, expresó a representantes de la Plataforma pro televisión extremeña (Platex) la inequívoca lucha del ejecutivo por volver a tener una televisión extremeña, desde una posición de mano tendida.

Por su parte, Manuel Cañada, Coordinador regional de Izquierda Unida, comentaba a miembros de Platex, 26-12-02, su tesis favorable al mantenimiento del cierre de Canal Sur Extremadura.

Ante los 17.000 ciudadanos comprometidos mediante su firma con Platex para reabrir Canal Sur Extremadura, mientras se crea el canal regional, el señor Cañada adujo sus 40.000 votos en las pasadas elecciones, los cuales, según él, están con su posición.

Pero, ¿la mayoría de los ciudadanos no votaron al PSOE? ¿Esos no valen?

Mejor sería mantener la postura de la supuesta ilegalidad. Inexorable la coherencia. Desnudos los protagonistas.

A pesar de todo hay que tener la ilusión puesta en un cambio, por cuanto la repetida tesis de la ilegalidad sustentada por el Partido Popular en el auto de cierre dictado por el Tribunal Superior de Justicia (no se nos olvide: cautelar), puede quedar en el pasado en función de otras manifestaciones de este partido político: ´habrá televisión mañana si se explican dónde están los 3.000 millones de pesetas de Canal Sur Extremadura´ (Javier Casado, diputado popular, 30-11-02).

Puesto que, cuatro días después, Sánchez Polo diera inmediata respuesta a la cuestión presentando públicamente las cuentas: de los 18 millones de euros se han gastado 7,9 millones, aportando los datos y la debida fiscalización pública, ¿qué razón hay para que no se retire la demanda y se proceda a reabrir la ´ventana de la libertad´?

Es más, el 14-9-02 el presidente de la Junta de Extremadura ya declaró: ´que el Partido Popular facilite el apoyo para aprobar el Consejo de Administración en la Asamblea, y cinco minutos después me reúno con Carlos Floriano para hablar del modelo´ .

Súmense, pues, todas las posturas y quedémonos con los aspectos positivos de las diversas declaraciones. Siendo así, cabría la posibilidad de dejar fuera de la controversia política una cuestión de información pública que bien demostró, en su corta andadura, que sus banderas eran la calidad y veracidad, puestas a disposición de cualquier extremeño, estuviere en el más pequeño de sus pueblos o en el mayor de sus ciudades. Por eso, por el interés de aquéllos, hay que mantener la ilusión, incluso si se quedara en simple reflejo ilusorio de la realidad.