+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Análisis

Las grullas

"Por frío o por calor, lo cierto que las aves migratorias prefieren la región extremeña"

 

Miguel Herrero Uceda (autor de 'El alma de los árboles')
13/01/2014

En el otoño llegan más de 150.000 grullas huyendo de los fríos del Norte, de Escandinavia y de los países bálticos para asentarse principalmente en Extremadura. Se fijan incluso fechas en el calendario, como el Festival de las Grullas en Navalvillar de Pela (Badajoz), donde se puede asistir al espectáculo que ofrece la llegada de estas vistosas aves tras un viaje de ¡¡4.000 km para alcanzar Extremadura!! Entre el 30% y el 40% por ciento de todas las grullas de Europa Occidental eligen nuestra región para llenar nuestros cielos con su elegante silueta durante los meses de invierno.

Es conocida la frase 'Por San Blas, las cigüeñas verás'. Por esos días de febrero ocurre otro suceso parecido y opuesto a la vez. Vienen las cigüeñas desde el Sur, desde el Africa tropical, donde han pasado los meses fríos y desean disfrutar de la temperie extremeña. Lo cierto es que por frío o por calor, nuestra región es preferida por las aves migratorias. ¿Qué tienen en común la grulla y la cigüeña? Muchas son las características que las unen, pero la más importante es la querencia a nuestros paisajes. A estas aves no les importa recorrer miles de kilómetros para llegar a nuestra tierra porque se sienten muy a gusto. Tenemos que lograr que así siga siendo. Las aves constituyen el principal regulador para evitar que existan plagas de cualquier tipo de insecto. Muchos arbustos y árboles son como son para agradar a las aves e invitarlas a comer el fruto, porque actúan como magníficas diseminadoras de semillas.

Mucho debemos a las aves, es hora de que les devolvamos el favor evitando el uso de cualquier tipo de venenos y conservando y restituyendo los árboles de nuestras dehesas. En cierta ocasión entrevistaron a un padre de una familia holandesa que había llegado a Monfragüe, le preguntaron por qué habían recorrido tantos kilómetros para visitar el parque nacional y él contestó: "Para que mis hijos vean las grandes aves volar en libertad". En efecto, así es el símbolo de nuestra Extremadura, una cigüeña volando en libertad por nuestros cielos.