+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

PRECARIEDAD EN LOS CULTIVOS DE HUELVA

Un incendio evidencia el drama del temporero

El fuego arrasa 67 chabolas y obliga a desalojar a unos 200 inmigrantes. La falta de agua en los asentamientos dificulta la protección en plena pandemia

 

Así quedó el campamento de temporeros incendiado ayer en Huelva. - COLECTIVO DE TRABAJADORES AFRICANOS DE LEPE

JULIA CAMACHO
15/04/2020

Las llamas volvieron en la madrugada de ayer a uno de los mayores asentamientos chabolistas de Huelva, el situado junto al polígono industrial San Jorge de Palos de la Frontera que acoge a un millar de personas. La voracidad del fuego, que se propagó rápidamente por las infraviviendas de plástico y cartón, destrozó 67 chabolas y obligó a desalojar a unos 200 inmigrantes sin que hubieradaños personales.

El incendio vuelve a poner sobre la mesa la precariedad de unos núcleos habitacionales convertidos en permanentes a lo largo de los últimos 20 años y a los que las administraciones no dan solución. Ni siquiera, denuncian las oenegés, cuando la situación de miseria se agrava en plena crisis sanitaria a cuenta del coronavirus por la falta de medios de protección o higiene.

«UN MILAGRO» / Las recomendaciones de higiene constante y mantenimiento escrupuloso de las distancias interpersonales suenan a broma en la veintena de asentamientos que cercan los campos agrícolas. Sin saneamientos ni puntos de agua, y con el trabajo parado para muchos de ellos por no poder desplazarse salvo andando o en bici, la alerta sanitaria añade más miseria a una vida precaria.

«Es un milagro que no se hayan contagiado aún, porque sería una catástrofe en esas condiciones», apuntan las asociaciones y oenegés, que se han movilizado para tratar de obtener mascarillas y guantes y no descartan que haya habido algún contagiado asintomático. «Nos necesitamos sanos y vivos, y tratamos de mantener las medidas de precaución como podemos», matiza Lamine, uno de los inmigrantes. Y con dignidad, insisten en que mantienen el confinamiento en las chabolas «como cualquiera en su casa».

El Colectivo de Trabajadores Africanos, creado a finales del pasado año para poner foco sobre las situaciones que padecen los más de mil inmigrantes temporeros, denuncian que pese a ser auténticos pueblos permanentes de cartón y plástico, «administrativamente no existen», explica Antonio Abad, uno de los fundadores de la asociación.

SIN PLAN CONTRA EL VIRUS / De hecho, no cuentan con un sistema de gestión de residuos o basuras, que se acumulan. Ni hay puntos de agua, vitales cuando una de las medidas para prevenir el coronavirus es lavarse las manos continuamente y desinfectar objetos personales, recipientes y demás útiles. «Falta un plan de seguridad para prevenir la expansión del virus por parte de las administraciones», reprocha. Tras el incendio de ayer, entidades y partidos políticos piden que se realoje a estos inmigrantes en pabellones deportivos o infraestructuras educativas .

CAMIONES CISTERNA / Después de muchas instancias y escritos a los ayuntamientos, la Asociación de Nuevos Ciudadanos por la Interculturalidad (Asnuci) logró que el consistorio de Lepe cediera un camión cisterna para llevar agua a sus núcleos chabolistas, aunque con personal de las oenegés. Alineados en fila con sus múltiples bidones, los inmigrantes los rellenan a diario para poder lavarse las manos, cocinar y ducharse.

Las dos duchas y aseos de la sede de la asociación ya resultaban insuficientes, cuenta Ana Mateos, por lo que han tenido que alquilar dos módulos de baño que han dispuesto en una nave en la que proyectan levantar, cuando tengan más medios, un albergue para temporeros.

«Los ponen para cualquier feria, pero no lo pueden hacer en los asentamientos», protesta. La entidad ha cerrado el salón de descanso, donde se reunían a ver la tele o aprovechar el wifi porque era inviable la acumulación de personas. Y empresas de la zona y la diputación han facilitado conservas y pan para repartir 1.800 kits de alimentos.

Sus peticiones han llegado a ayuntamientos, diputación, Junta de Andalucía y Gobierno central, pero todos, dicen, se echan la pelota unos a otros alegando falta de competencias. «Algunos incluso deslizan que no pueden atenderlos porque atraería a inmigrantes de otros asentamientos», lamenta Alba Rudolph, trabajadora social en Lepe, «pero no hay efecto llamada en dignificar la vida de las personas».

Apúntate a nuestra Newsletter

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España