+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Acuerdo entre las partes

Cuatro años de cárcel y 6.000 euros para el violador de La Madrila de Cáceres por los abusos sexuales de Nochevieja

 

El autor de los hechos en los juzgados de Cáceres. -

Sira Rumbo Ortega
16/04/2019

Cuatro años  de cárcel y 6.000 euros de indemnización es la condena impuesta hoy por el juez al conocido como violador de La Madrila de Cáceres por los abusos sexuales que cometió contra una joven la noche de Fin de Año.

No se ha tratado de un juicio, sino de una vista en la que las partes (el acusado, la Fiscalía y la víctima) han llegado a un acuerdo sobre la condena.

Tal y como publicara este diario los hechos ocurrieron el día de Nochevieja. El autor había salido hace unos meses de prisión, donde había cumplido quince años de cárcel por dos violaciones que cometió en la capital cacereña en el año 2002 (fue apodado precisamente como violador de La Madrila porque ambas violaciones ocurrieron en esta zona de copas de la ciudad) y volvió presuntamente a hacerlo.

La víctima en este caso fue una joven de unos veinte años que regresaba a su casa después de haber estado celebrando el Fin de Año. La abordó en la calle Hernando de Soto para realizarle tocamientos en el cuerpo. No llegó a más porque aparecieron varios jóvenes por la zona y huyó. Fue detenido después por la Policía Nacional en el paseo de Cánovas.

En un primer momento el juez ordenó su ingreso en prisión pero días después, al pasar el caso a otro juzgado (al número 3, donde se instruyen los hechos), se dictó su puesta en libertad. Esta decisión provocó una alarma social en la ciudad, que obligó incluso a la Policía Nacional a vigilarle, para proteger a la víctima y evitar que pudiera abusar de otra mujer. Ante esta situación el abogado que defiende a la joven, Carlos Jesús Tovar, solicitó el ingreso inmediato en prisión del acusado, petición que fue aceptada por el juez y ratificada después por la Audiencia, aludiendo precisamente al riesgo de que pudiera atentar contra otra víctima.

En la toma de declaraciones dieron su versión de los hechos los testigos, que corroboran lo denunciado por la víctima.