+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

En un terreno próximo al hotel las lomas

Denuncian que su perro muere al caer a un pozo en Mérida y no lo rescatan

 

Nerea junto a su perra Mamba. -

Nerea Muñoz Murillo, la dueña de una galga llamada Mamba, denuncia a este diario que su perra falleció ayer tras caer a un pozo de 20 metros de profundidad en un terreno próximo al hotel Las Lomas de Mérida, y que ni los bomberos ni la Policía Nacional la ayudaron a rescatarlo. Sobre las ocho de la tarde, Nerea estaba paseando a Mamba por un camino cuando la perdió de vista y, tras dos horas tratando de localizarla, se percató de que esta había caído a un pozo. Entonces llamó a Emergencias.

“La policía se presentó enseguida, pero nos dijeron que la situación era complicada y que probablemente no se pudiera hacer nada”, relata la dueña, que se queja del comportamiento de los agentes. “Allí estaban seis policías de brazos cruzados, hablando de política y riéndose, y nosotros intentando salvar a la perra con cuerdas y una silla”, cuenta. Una hora y media más tarde, Nerea vio cómo desde lejos se acercaban los bomberos, pero no llegaron al lugar porque al parecer recibieron el aviso de un incendio. Asegura que la propia policía fue quien les indicó que no acudieran al rescate de la galga  “ni siquiera para intentarlo, porque ya la perrita no hacía ruido ni lloraba”.

La propietaria sostiene que el pozo en el que cayó la galga estaba cubierto de pastos y a ras de suelo, por lo que era “muy difícil verlo”, y advierte de que es una zona muy transitada por ciudadanos con sus mascotas. “Es muy peligroso porque se pueden caer otros perros y personas”, alerta Nerea, quien afirma que a día de hoy la galga no ha sido rescatada. ”No sabemos qué hacer porque no podemos arriesgarnos a entrar en al pozo”, lamenta.

   
1 Comentario
01

Por hormigón 19:45 - 20.06.2019

Aunque ya han cambiado "Policía Local" por "Policia", el panfleto, siguiendo su linea habitual, sigue desinformando. En fin... donde no hay...