La piscina de verano clausuró ayer su temporada de baños más accidentada: ha cerrado en varias ocasiones por roturas de tuberías, por la existencia de altos niveles de pseudomonas, un tipo de bacteria que puede causar infecciones de vías aéreas superiores, ha sufrido fallos en su sistema informático para adquirir entradas y los usuarios han interpuesto quejas por el mal estado del césped.

En este contexto, el alcalde, Fernando Pizarro, rescató la crítica a la Junta de Extremadura por su falta de inversión en Plasencia con la piscina municipal; única piscina de verano con la que cuenta la ciudad. «Cáceres tiene una de la Junta y en Navalmoral de la Mata hay una aportación de los presupuesto regionales para una piscina», comentó Pizarro en el primer pleno del curso político.

«Nos parece una absoluta injusticia, porque si a nosotros nos dan ese millón de euros nuestra piscina tendría un presupuesto suficiente para arreglar todas las deficiencias que presenta; es uno de los ejemplos del maltrato de la Junta a esta ciudad».

Esta afirmación la realizó Pizarro a preguntas de la portavoz de Unidas Podemos, Mavi Mata, por la situación de la depuradora. En su alocución, el alcalde excusó que los problemas con la piscina habían empezado a producirse «hace dos años. Y ya hemos invertido medio millón de euros» en mejoras; solo la primera fase de la depuradora que costó 250.000 euros. 

Igualmente, “se cambiaron muchos metros de tubería, se plantaron 35 valores y se realizó una mejora muy importante en los aseos, a la que nos obligaba Sanidad”.

También recordó que se invertirán otros 400.000 euros de los excedentes del organismo de recaudación de la Diputación de Cáceres (OARGT), que le pertenecen a Plasencia, para la segunda fase de la depuradora; una cantidad a la que se tendrán que añadir fondos municipales.