Tener la casa arreglada, libre de trastos y de suciedad, es una necesidad. Lo cierto es que una vez hecha la labor, la limpieza del hogar te mueve a alcanzar la serenidad, eliminando cualquier tipo de obstáculo que perturbe tu paz o chismes molestos.

Paz y serenidad son conceptos arraigados en la cultura japonesa y de esa misma cultura te traemos uno de los nuevos métodos de limpieza que están arrasando en todo el mundo.

Oosouji

El Oosouji es una antigua disciplina nipona que propone desprenderse del pasado para mirar el futuro y entiende la limpieza como un "componente sanador y espiritual" para el que debemos prepararnos.

Antes de poner en práctica el Oosouji, se deben tener en cuenta una serie de aspectos, empezando por el tiempo; para una limpieza integral del hogar serán necesarias varias horas por lo que es imprescindible reservar un día para llevar a cabo esta tarea.

Debes tener a mano todos aquellos productos que se puedan necesitar: bolsas de basura, productos de limpieza, etiquetas, cajas... Antes de empezar a limpiar es ineludible purificar el ambiente, por eso, habrá que abrir las ventanas y dejar que el aire fresco invada la casa.

Durante el proceso, el móvil debe estar apagado. Sólo así se puede estar centrado en la misión y, a la vez, desconectar del resto del mundo. Es preferible arrancar a primera hora del día, cuando la mente está más despejada.

Se puede poner música eligiendo una melodía relajante y que te permita mantener la atención en lo que estás haciendo. El método Oosouji propone elegir una habitación para empezar a limpiar y no cambiar de estancia hasta que no se haya terminado.

Durante el proceso de limpieza saldrán a la luz objetos que ya no se utilizan, que están viejos, desgastados, o rotos. Quizás sea este el paso más complicado, pero debemos deshacernos de ellos, ya sea tirándolos o donándolos. Sólo así podremos dejar espacio para nuevas cosas.

Limpia a fondo: aspira el polvo, friega, vacía cajones y armarios, mueve los muebles... Se trata de una limpieza en profundidad, para examinar qué es lo que ya no sirve y deshacerse de ello.

Una tienda de productos de limpieza EL PERIÓDICO

LAS CLAVES

De arriba abajo

Se debe empezar a limpiar desde la parte superior: cubrir los techos, limpiar paredes, quitar el polvo de los muebles... Luego, aspira o barre y friega.

Sigue el recorrido de las agujas del reloj

La limpieza empieza y acaba en el mismo punto, una manera de cerrar el círculo y dejar atrás el viejo caos o suciedad.

Utiliza cajas para aquellos objetos que ya no son útiles

Es importante desprenderse de las cosas de las que ya no podemos sacar provecho. Las cajas serán bien recibidas en centros de beneficencia, porque donar es un acto de fe, un gesto bondadoso que puede hacernos sentir mejor.

Utiliza bolsas para la basura

Disponer de bolsas de basura en la habitación para ir volcando toda aquella suciedad de la estancia facilita la tarea de desprenderse de ella una vez se termine la limpieza.

Arregla el hogar

Deshacerse de las manchas de la tapicería, reparar los muebles o sustituir las bombillas fundidas u otros artilugios que no funcionen sí es necesario. Los desperfectos recuerdan el pasado de forma negativa y afectan al comportamiento.

Toda la familia debe implicarse

Si se desea hacer una limpieza integral de todo el hogar todos los miembros de la familia deberían participar en esta actividad. Cada uno de ellos debe tener poder de decisión sobre sus pertenencias y realizar por sí mismos la selección de lo viejo para dar la bienvenida a lo nuevo.

Paga deudas y facturas

El Oosouji también incluye pagar deudas y facturas para zanjar todo aquello que esté pendiente en nuestra vida. Saldadas nuestras cuentas, respiraremos mejor.

Te puede interesar:

Una chica descansa en el sofá tras un día de limpieza EL PERIÓDICO

LEE EL ANÁLISIS EN Compramejor