+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

rugby 3 división de honor b

El CAR Cáceres gana con total solvencia en Almería

El equipo de Martín Rojo alcanza al Arquitectura en la cuarta plaza

 

Pasillo tras el partido en Almería, ayer. - ALEJANDRO BAEZA (rugbyspain.com)

E. P. E. deportes@exstremadura.elperiodico.com CÁCERES
22/01/2018

El Extremadura CAR Cáceres sumó ayer ante el UR Almería (8-27) cinco puntos más en la clasificación de División de Honor B de rugby y alcanza al cuarto clasificado, Arquitectura, ambos con 48 puntos en su haber.

El CAR salvaba uno de los partidos más complicados de la segunda vuelta. Además del desplazamiento, se preveía un gran ambiente para el Almería, ya que cada partido en casa está siendo considerado por los andaluces como una auténtica final para lograr la salvación.

Martín Rojo apostó por una primera línea de peso, formada por Osvaldo López, Emilio Herrero y Sipapate, para contrarrestrar los primeros minutos del empuje lógico de los almerienses.

DESDE EL 12 / En el minuto 12 del encuentro se abrió definitivamente el marcador para el CAR Cáceres. Tras la repetición de una melé a 5 en la que el paquete almeriense no mantenía la posición, el árbitro decretó finalmente ensayo de castigo para los jugadores extremeños.

El segundo ensayo fue obra de Jerry, rompiendo la primera cortina defensiva y dejando atrás a los apoyos defensivos de Almería. Osvaldo López anotó el tercero culminando una jugada de delantera y, por último, Jeff realizaba el cuarto ensayo, que de momento sumaba el punto bonus ofensivo.

Los tiros a palos fueron obra de Franco, la transformación del cuarto ensayo, y de Germán García, sumando los últimos tres puntos finales de un golpe de castigo en el minuto 62.

Almería anotó sus puntos en los cinco primeros minutos del encuentro, golpe de castigo de Graciarena, y en los cinco últimos minutos, ensayo de Rafael Alastrue. Fue una mera anécdota, ya que los de Martín Rojo tenían totalmente controlado el encuentro, en el que fueron realmente superiores siempre.