+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

MODERACIÓN DEL RITMO DE ACTIVIDAD

China calcula un crecimiento del 6,7% en el 2016 y ve "problemas" para el 2017

El consumo interno supuso el 71% del aumento de la economía del gigante asiático

 

Un vendedor de fruta en un mercado de Pekín. - WU HONG / EFE

AGENCIAS / PEKÍN
10/01/2017

China prevé haber anotado un crecimiento económico del 6,7% en el 2016 y anticipa que en el 2017 se enfrentará a "problemas y contradicciones". El presidente de la Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo de China -órgano de planificación económica-, Xu Shaoshi, así lo aseguró en una rueda de prensa en la que defendió que el gigante asiático superó el año pasado "un entorno económico interno y externo muy complejo". Lejos quedan los años de crecimiento de dos dígitos del pasado y el gigante asiático se prepara para un cambio de su modelo de crecimiento. Sin embargo, China ya no es el país de hace unas decenas de años y su papel internacional y magnitudes absolutas gigantescas minimizan esa lógica reducción de los porcentajes de crecimiento.

"Nuestro crecimiento en los tres primeros trimestres (de 2016) fue del 6,7% y se espera que en el conjunto del año sea de alrededor del 6,7%", dijo Xu, quien añadió que el año pasado se crearon más de 13 millones de nuevos empleos urbanos.


NUEVA NORMALIDAD

El responsable del departamento de planificación económica chino explicó que el año pasado la segunda economía mundial continuó instalada en la "nueva normalidad" -el eufemismo con el que las autoridades se refieren a una etapa de menor crecimiento en el país- y que progresa en el marco de un proceso de transformación estructural.

Xu señaló que el consumo contribuyó al 71% del crecimiento económico y que el consumo de energía por unidad del producto interior bruto (PIB) bajó el 5%, lo que contribuyó a la progresiva retirada de las industrias más contaminantes.


EQUIVALENCIAS

Xu destacó que, pese a que la tasa de crecimiento económico de China es en la actualidad inferior a la de hace unos años, se estima que el PIB creció en 5 billones de yuanes (722.000 millones de dólares, 685.000 millones de euros) en el 2016, lo que equivale a su tamaño total de 1994 o a una expansión del 10% de hace cinco años.

El dirigente chino añadió que la contribución del gigante asiático al crecimiento económico global "puede alcanzar más del 30%" por lo que anticipó que se mantendrá como el mayor motor de crecimiento mundial. "Creo que estaremos bien posicionados para responder a los riesgos y desafíos y para mantener las fluidas operaciones de la economía china", indicó Xu.


HACIA UN CAPITALISMO CHINO

El presidente de la Comisión apuntó a la lenta recuperación de la economía mundial tras la crisis financiera y a la creciente incertidumbre en el panorama global, que se suman a sus dificultades internas. "Aunque la economía doméstica ha ido estabilizándose, todavía afrontamos algunas contradicciones y problemas importantes", reconoció Xu, quien subrayó los problemas de sobrecapacidad productiva en las industrias del acero, el carbón, el cemento, el vidrio o naviera. Además, el responsable de planificación económica chino anunció que el país continuará impulsando la reforma de sus empresas públicas, para orientarlas más hacia el mercado, y que promoverá las fusiones y adquisiciones entre firmas estatales que ya se han visto en los sectores siderúrgico o ferroviario.