+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

UGT y CCOO esperan un «antes y después» en igualdad con el 8-M

Las centrales admiten que la jornada de mañana tiene un sesgo ideológico de «lucha política». Los dos sindicatos llaman a la movilización y estiman que el 83% de mujeres avalan la huelga

 

Los líderes de UGT, Pepe Álvarez (derecha); y de CCOO, Unai Sordo, sostienen unos carteles, ayer. - EFE / RAÚL CARO

JULIA CAMACHO
07/03/2018

Los sindicatos CCOO y UGT esperan que el clima creado en torno a la huelga feminista del 8-M marque «un antes y un después» en materia de igualdad, según señalaron este martes en Sevilla los responsables de ambas organizaciones Unai Sordo y Pepe Álvarez respectivamente. Tras insistir en que la movilización «no es partidista» pero sí tiene un sesgo ideológico de «lucha política» en pos de una «sociedad igualitaria», apuntaron que en torno al 83 por ciento de las mujeres se muestra favorable a secundar los paros. «El discurso de la igualdad en la sociedad no está ganado, todavía pervive y hay que hacerlo irreversible», animaron.

Los sindicatos mayoritarios hicieron ayer una llamada a la movilización de los trabajadores para secundar los paros de dos horas por turno para que «sea un éxito apoteósico de movilización social» y se visualice el peso de la mujer en determinados sectores como el sanitario o el educativo, donde son mayoría. «El 8-M hay que parar», insistieron «las huelgas no se hacen por Twitter, sino sino estando con la gente a la que decimos que paren y en las calles en las movilizaciones», dijo Sordo. Justo antes de asistir a la asamblea de delegados previa al 8-M, celebrada en Sevilla, Álvarez subrayó que no se trata de concebir la jornada como una «cuestión solo de mujeres», sino que busca «abrir un debate en los centros de trabajo» acerca de la discriminación laboral que sufren las mujeres y «analizar cómo somos capaces de construir una sociedad donde se eliminen estas situaciones». «La lucha por la igualdad no acaba el 8 de marzo», insistió el dirigente de UGT.

RESPONDER ANTE LA HISTORIA / En este punto, el responsable de UGT ha apuntado que no convocar la huelga también es una opción política, y que quienes planteen esta convocatoria en negativo «tendrán que responder ante la historia» porque «es importante» para avanzar. «Sería imperdonable no aprovechar la oportunidad viendo el clima que se ha creado, para conseguir que el 8-M sea una jornada que represente un antes y un después en la igualdad de derechos y en la dignidad de la mujer», apuntó el líder de UGT. En la misma línea, Sordo vaticinó que «va a haber una marea en un movimiento de empoderamiento como no ha conocido España», asegurando que la jornada del jueves «será un gran acicate para que el discurso de la desigualdad no tenga cabida».

Desde CCOO quisieron desmontar las afirmaciones de aquellos contrarios a los paros, y algunas formaciones de la derecha que niegan la diferencia de sueldo entre hombres y mujeres. «Las brechas salariales y de género son ciertas, no son un invento estadístico y para ganar lo mismo que los hombres de media, las mujeres tendrían que subir sus salarios un 30%», enfatizó Sordo, que dió otros datos llamativos sobre los que plantear las movilizaciones este jueves. El 75% del empleo a tiempo parcial es ocupado por mujeres, «algo que no tiene que ver con el ADN sino con prácticas empresariales«, y la diferencia en los complementos salariales ronda el 44 por ciento. Además, se siguen repitiendo los estereotipos sexistas y patriarcales en el mundo del trabajo, »con poca presencia de la mujer en la industria, en los puestos directivos y en sectores de futuro como las nuevas tecnologías».

SERVICIOS MÍNIMOS / No obstante, ambos dirigentes sindicales coincidieron en que aunque la brecha salarial entre hombres y mujeres es el eje central de la reivindicación de este 8-M, hay más aspectos sobre los que poner el foco, como el acoso laboral, la discriminación hacia la mujer en los puestos de responsabilidad o la última reforma laboral del PP, que «ha traído más discriminación y marginación de la mujer en el mundo del trabajo». Como matizó la secretaria general de CCOO Andalucía, Nuria López, dicha reforma ha perjudicado a las mujeres porque son las que «tienen como obligación el contrato a tiempo parcial para conciliar».

La Administración ya ha marcado los servicios mínimos para la jornada de mañana para evitar que sectores básicos queden sin atender.

Temas relacionados