+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Editorial

El amargo adiós de Mariano Rajoy

 

06/06/2018

Mariano Rajoy, el político que hizo del dominio de los tiempos una de sus principales virtudes, ha visto cómo en solo 10 días ha terminado su carrera política. El expresidente del Gobierno ha pasado de cerrar el pasado 24 de mayo un acuerdo con el PNV para aprobar los Presupuestos a anunciar el martes su dimisión como líder del PP después de que Pedro Sánchez lo derrocara con una moción de censura. Pero Rajoy no se va solo por la corrupción; la sentencia del caso Gürtel llegó en un momento en que el expresidente había gastado prácticamente todo su capital político, con un Gobierno amortizado y sin iniciativa, desconectado del sentir de la calle. Hace tiempo que Rajoy fiaba su gestión a la recuperación económica. Presumía de haber evitado el rescate de España, lo cual sin duda fue una buena noticia, pero lo hizo a cambio de un rescate bancario que ha acabado costando un enorme precio a las arcas públicas. Es cierto que Rajoy tuvo que lidiar con la peor crisis económica en la historia reciente, y que se va de la Moncloa con España instalada de nuevo en la senda del crecimiento, pero no gracias a un cambio del modelo productivo sino a una reducción de costes basada sobre todo en la precarización del trabajo. Rajoy coloca la reforma laboral en el haber de su gestión, mientras que para muchos españoles que no llegan a final de mes y que ven aumentar la brecha de desigualdad, es una de sus peores decisiones. Tras la crisis, España continúa instalada en la economía de bajo valor añadido.

Su victoria en el doble ciclo electoral del 2015 y el 2016 impidió a Rajoy ver la tóxica relación que en la opinión pública se establecía entre el continuo goteo de escándalos de corrupción del PP y la precarización de las condiciones laborales y el recorte en el Estado del bienestar. Rajoy se presentaba como un abanderado del sentido común, como el garante de las únicas políticas económicas posibles bajo el auspicio de la austeridad dictado por Angela Merkel, pero en términos sociales sus Gobiernos han protagonizado una era de involución: desposeyó a la sanidad de su carácter universal, impulsó la ley mordaza, dejó morir por inanición presupuestaria la ley de la memoria histórica, asestó un golpe casi mortal a las energías renovables, encomendó a José Ignacio Wert la redacción de una de las peores reformas educativas de la democracia, actuó con pasividad ante las reivindicaciones feministas contra todas las caras del machismo y abanderó una recentralización del Estado. Todo ello explica que, llegado el momento de la verdad, el único aliado parlamentario fiel que ha tenido Rajoy en su última etapa haya sido Ciudadanos, justamente el partido que quiere disputarle su electorado. Con Rajoy alejado del escenario, en el PP urge un cambio de tiempos. Alberto Núñez Feijóo se erige en el favorito en un proceso de sucesión en el que Rajoy evita repetir el dedazo a lo José María Aznar que lo llevó a él a la cúspide.

Buscar tiempo en otra localidad

   
1 Comentario
01

Por Nakuko 13:17 - 06.06.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

"desposeyó a la sanidad de su carácter universal, impulsó la ley mordaza, dejó morir por inanición presupuestaria la ley de la memoria histórica, asestó un golpe casi mortal a las energías renovables, encomendó a José Ignacio Wert la redacción de una de las peores reformas educativas de la democracia, actuó con pasividad ante las reivindicaciones feministas contra todas las caras del machismo y abanderó una recentralización del Estado." ¿de verdad piensa el editorialista que todo lo que indica es malo? hay muchos votantes que opinan todo lo contrario, es más hay muchos exvotantes del PP que opinan que se ha quedado muy corto con la recentralización del estado (no se dónde la ve usted), la no derogación completa de la ley de desmemoria, y varias cositas más.