+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

editorial

Magro balance de Macri en Argentina

 

24/12/2017

Dos años después de ganar las elecciones por los pelos, el conservador Mauricio Macri está desmontando en Argentina el aparato y las políticas que impuso el kirchnerismo y aplica una serie de medidas neoliberales cuyos efectos aún no detectan las encuestas –hasta hoy favorables– pero que sí se notan y mucho en la calle, donde han vuelto las cacerolas. Solo que ahora no es la clase media quien las hace sonar contra el populismo de los Kirchner. Ahora son las clases populares las que protestan contra un Gobierno que, entre otras medidas inspiradas por el credo neoliberal, ha logrado aprobar una reforma que reduce las pensiones un 13%, un recorte destinado a llenar el agujero en las arcas de Hacienda que dejó la rebaja de impuestos a los grandes productores agropecuarios y a las empresas mineras.

El Gobierno ha reconocido que esta decisión es amarga pero necesaria y ha augurado que traerá beneficios, pero se da el caso que lo mismo dijeron en los años 90 los presidentes Carlos Menem y su sucesor Fernando De la Rúa. Este último también podó un 13% las pensiones y los salarios. Una convulsión social derivada del corralito financiero le obligó a dimitir a final del 2001. Han pasado dieciséis años y Argentina parece encontrarse en el mismo punto que con el mandato de De la Rúa. Macri, con una popularidad del 40%, necesita apuntalar su reelección en el 2019 con obras públicas en la provincia de Buenos Aires y reducir el déficit fiscal.

Desde su victoria electoral en el 2015, Macri ha disfrutado de un gran margen de confianza en el exterior por haber iniciado el desmantelamiento del eje bolivariano. Sin embargo, en las últimas semanas la realidad ha devuelto dos imágenes de una Argentina necesitada de otro tipo de medidas. La pérdida de un submarino con los 44 miembros de su tripulación, además de la falta de sensibilidad del Gobierno ante la tragedia, ha demostrado la incompetencia y el resultado de la corrupción y el despilfarro de recursos junto a medidas de extrema austeridad en las Fuerzas Armadas. La otra es la imagen que se hizo viral de una niña guaraní bebiendo de un charco de agua. Argentina es hoy más desigual.