+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Condenado a 136 años el monitor de campamentos infantiles en Cáceres por abusar de 16 niños

El Supremo triplica la condena impuesta por la Audiencia Provincial de León

 

El condenado durante el juicio. - EFE

EFE
20/01/2017

El Tribunal Supremo ha condenado a 136 años a un monitor y director de campamentos infantiles celebrados en Cáceres y en León en julio de 2011 y 2012 por abusar sexualmente de 16 menores de 13 años cuando estaban dormidos y grabarlo.

La sentencia del Supremo triplica la que había impuesto la Audiencia Provincial de León al entender, en contra de lo dictado por ese tribunal, que el hecho de que los menores estuviesen dormidos no excluye el delito de pornografía infantil derivado de haber sido grabados durante los abusos, ni la gravedad de la agresión sexual.

No es lógico pensar, como hizo la Audiencia, que el hecho de que los niños estuvieran dormidos supusiera que no se dañara su indemnidad sexual, por lo que se debe aplicar toda la dureza con la que le ley castiga ese tipo de daños a menores de edad, señala el alto tribunal.

Así, el Supremo acepta el recurso de la fiscalía y multiplica por tres la condena a 46 años que impuso la Audiencia. Este tribunal señaló indemnizaciones de 3.000 euros para cada una de las víctimas de abusos continuados, mientras que para el resto de menores señaló 1.000 euros. El Supremo mantiene estas indemnizaciones.

En cuanto a la existencia de un delito de pornografía infantil, el Supremo señala que el hecho de que los niños estuviesen dormidos no elimina este delito, por cuanto ha quedado probado que el acusado grababa los actos que realizaba con una cámara infrarrojos de visión nocturna.

Respecto a la gravedad de los abusos, "la actuación del acusado" sí afecta a la indemnidad sexual de los menores "pues el sueño no excluye totalmente la sensibilidad, ni cabe excluir que los tocamientos les despertasen o, en cualquier caso, les dejasen recuerdos y sentimientos que perjudicasen su desarrollo, generando temores más o menos conscientes", dice el Supremo.

El monitor, en prisión desde 2012 -cuando fue detenido- fue denunciado por su mujer, quien encontró varios dvd con contenido pedófilo grabados en el campamento de Carucedo (León) y también en unas piscinas de Madrid en las que fue socorrista.

Durante el juicio el acusado reconoció haber instalado cámaras de visión nocturna en las habitaciones donde dormían los niños en los campamentos y haberse grabado realizándoles tocamientos.

Por las grabaciones realizadas con cámara oculta en los vestuarios de una piscina de Madrid la Audiencia de León le impuso la pena de dos años de cárcel, condena que el Supremo mantiene.