+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LAURA DERN

La gran abeja reina

 

Laura Dern, en Londres, el martes, en la presentación en Europa de ‘Los últimos jedi’. - WIRELMAGE / DAVID M. BENETT

Laura Dern, en Londres, el martes, en la presentación en Europa de ‘Los últimos jedi’. - WIRELMAGE / DAVID M. BENETT

POR JUAN MANUEL FREIRE
17/12/2017

Si hay una actriz a reivindicar del Hollywood moderno, esa debe ser la inasible, incatalogable Laura Dern (Los Ángeles, 1967), amiga por igual del cine (realmente) independiente y el blockbuster, capaz de superar todo desafío y dar lustre con su magnetismo a películas que a veces no lo merecen, como este año Wilson. Pero el 2017 se recordará como época de Dernaissance. La musa de Lynch ha brillado en Big little lies y la nueva Twin Peaks y quizá sea lo mejor de Los últimos jedi. Repasamos sus hits.

1. ‘Ladies and Gentlemen, The Fabulous Stains’ (1982)

En esta película de culto de Lou Adler, el conocido productor discográfico, Dern (13 años) era la bajista de un grupo punk adolescente que completaban Diane Lane como cantante y la poco vista Marin Kanter a la guitarra. The Stains, que así se llamaban, dejaban huella tanto por actitud como por imagen: maquillaje de rayos, blusa transparente y franjas blancas en el pelo. Heroínas rock de aún creciente club de fans.

2. ‘Terciopelo azul’ (1986)

El inicio de su fértil colaboración con David Lynch, quien ha confiado en ella para papeles de lo más diverso. Poco tiene que ver con la inocente Sandy de Terciopelo azul con la determinada Diane de Twin Peaks: El regreso. Algunos de los mejores momentos del clásico de 1986 corren a su cargo, como esa entrada estelar emergiendo de la oscuridad y el relato de un sueño sobre petirrojos que traen el amor.

3. ‘Corazón salvaje’ (1990)

Salida de la pluma de Barry Gifford, Lula, su personaje en la primera película de Lynch tras el fenómeno Twin Peaks, exuda romanticismo y sexualidad. Su madre, Diane Ladd, era la villana que trataba de robarle el novio (exuberante Sailor de Nicolas Cage) y al no lograrlo, trataba de cargárselo. Pocos momentos más icónicos del cine de los 90 que ese salto del pataleo de Lula sobre la cama a los pasos en una pista de baile.

4. El precio de la ambición (1991)

Con su colaboración en este reivindicable drama de la Gran Depresión, Dern y Ladd fueron la primera madre e hija en ser nominadas al Oscar por interpretaciones en la misma película. Nuestra heroína era una huérfana extrovertida y medio ninfómana que, un poco casi sin darse cuenta, ponía patas arriba la casa de ricos de Georgia donde entraba a trabajar. Ladd era la consternada matriarca de la familia.

5. ‘Citizen Ruth’ 1996

Con esta película debutaba en el largo Alexander Payne, quien 17 años más tarde procuraría a Bruce Dern, padre de Laura, un gran papel en Nebraska. También en Nebraska (Omaha, para ser precisos) se desarrolla esta comedia negra con Laura como Ruth Stoops, una joven adicta al pegamento, en el paro y embarazada (por quinta vez) que tratan de convertir en símbolo tanto abortistas como antiabortistas.

6. ‘Inland Empire’ (2006)

O lo que podríamos llamar el show de Laura Dern. La primera película de Lynch en vídeo digital basa gran parte de su eficacia hipnótica en la interpretación de Dern. Está letal como la actriz que logra un ansiado papel que, en realidad, tampoco es la gran bicoca: se trata de ser prota del remake de una película maldita, rodada antes en Polonia, nunca llegada a estrenar porque sus protagonistas fueron asesinados.

7. ‘Iluminada’ (2011-2013)

Laura ha hecho varias veces historia en televisión. Primero, como la mujer por la que Ellen Morgan salía del armario en Ellen, solo unas horas después de hacerlo la propia DeGeneres en una entrevista con Oprah Winfrey. Y década y media después, como la Amy Jellicoe de Iluminada: esa ejecutiva autodestructiva que regresa de tres meses de meditación en Hawái con una nueva luz en los ojos, pero sigue sufriendo para emerger.

8. ‘Alma salvaje’ (2014)

La actriz obtuvo su segunda y última hasta la fecha nominación al Oscar por su papel de madre de Reese Witherspoon (así es, debió tenerla con nueve años) en este drama de Jean-Marc Vallée, quien después dirigió a ambas en Big little lies. En otra prueba de su generosidad y falta de vanidad, Witherspoon colocaba a su lado a una actriz que podía robarle escenas con poco esfuerzo. Y lo hacía.

9. ‘Big little lies’ (2017)

No formaba parte del triplete principal de actrices, pero arrasaba con todas y todos como Renata Klein, la némesis de Shailene Woodley, de quien había sido madre en Bajo la misma estrella. Es con interpretaciones como la suya como se consigue transformar un best seller veraniego digestible pero olvidable en un drama doméstico de máxima potencia. La queremos ver en la inevitable segunda temporada.

10. ‘Twin Peaks’ (2017)

De haber consultado hace unos años a los fanáticos de Twin Peaks si querrían ponerle cara a Diane, el 99% seguramente habría contestado algo en la línea de: «¿Están chalados? Preservemos el misterio». Pero cuando, en el revival revientamentes de este año, se ha revelado a Laura Dern como cara de Diane, nadie se ha quejado. Su encuentro íntimo con Dale cuenta entre los momentos emocionalmente más intensos de la nueva serie.

Buscar tiempo en otra localidad