+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Solicita la expropiación de las casas a la Caixa

El Campamento Dignidad pide al Ayuntamiento de Mérida ayuda para aprovechar las viviendas inacabadas

 

EFE
14/07/2013

El Campamento "Dignidad" de Mérida ha comenzado hoy la "limpieza" de edificios de viviendas del barrio de El Prado y ha pedido al Ayuntamiento que expropie a "La Caixa" su uso, ya que los ha "abandonado", y que coopere con él para aerminar los inmuebles, que están inacabados, para que sean aprovechados como viviendas sociales.

En declaraciones a EFE, el responsable del Campamento Ramón Carbonel ha explicado que han entrado en la urbanización "El Prado", cuya ejecución es de un 80 por ciento pero que está "abandonada" desde hace cinco años, para "limpiar" y comenzar las labores de "autoterminar" las viviendas.

En este lugar el colectivo ya utiliza un local para desarrollar sus actividades.

Según él, se trata de unas 210 viviendas cuyo propietario es "La Caixa", pero tanto esta entidad financiera como el Ayuntamiento y el Gobierno extremeño "se han desentendido" de la situación.

Reclaman, ha dicho, que "se cumpla la función social de una vivienda, es decir, que haya gente dentro".

Ha explicado que ya han hablado con el Ayuntamiento, a quien reclaman que expropie el uso de las viviendas si "La Caixa" no hace uso de ellas y que sean viviendas sociales, a lo que ha agregado que el Consistorio Municipal podría aportar ayuda técnica y los miembros del Campamento "la mano de obra".

No obstante, ha subrayado, por el momento no hay ninguna respuesta municipal.

Además, ha continuado, el Ejecutivo regional "se ha negado a reunirse con nosotros" mientras que "La Caixa" es "como si no existiera".

En su opinión, "de donde sale el dinero real, que es el hormigón, ya esta hecho, y sólo queda el remate, y ahí hay poco negocio".

Sobre el proceso que ha comenzado hoy, ha señalado Carbonel que ya hay en el lugar un local que utilizan y que las viviendas se irían terminando "según la demanda de la gente".