+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

calle libre

Cebo

 

Está pasando, como en la frase atribuida a Montoro, «hubo que poner un cebo». La actual situación política española está necesitada de marcar una línea que, a modo de señal, reconduzca el violento escenario en el que nos encontramos.

Ya nos recordaba el profesor Enrique Moradiellos, que, en el caso de Cataluña, como en el de tantos otros de nuestro reciente pasado, tenemos que mirar a la Historia. No solo porque sea cíclica. No solo porque haya que aprender para no repetir los errores. Sino, también, porque es el instrumento que nos hará perseverar hasta conseguir, dentro de las dificultades, una primera solución a los problemas y la tentación de que sea lo más duradera posible.

Ahora hemos puesto como referente diferenciador las elecciones del 21 de diciembre. Somos todos conscientes de que se va a necesitar muchísimo más tiempo para recuperar la normalidad de convivir entre diferentes. No podemos ser optimistas, viendo la que está cayendo, si dirigimos un pensamiento obtuso en que la dinámica de bloques, con un vencedor y un ganador resuelve el denominado procés catalán.

Una sociedad dividida, donde los “malos” ( sean quienes sean) son muchos o donde la marca separatoria entre mayorías y minorías es mínima, requiere de algo más que una dosis de pronunciamiento electoral. Ha pasado mucho tiempo en el que ambas partes han rearmado el argumentario justificador de su idoneidad.

El lema no estamos/estáis solos vale ya, como se diría coloquialmente, para un roto y un descosío.

La educación es la clave para aceptar que tenemos unas normas y que, pese a que en algunas ocasiones no son de nuestro agrado, hay que cumplirlas. La educación tiene que servir para comprender que se pueden cambiar las cosas. Que nada es inmutable o intocable pero, que para hacerlo, existe una reglamentación, un proceso. El verdadero proceso.

Así pues, quizás, no solo valga el cebo de Montoro : «En el fondo del mar, los pececitos se van o se quedan como están».