Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Modesto

ANGEL López
23/04/2012

 

TMtodesto es un extremeño de cincuenta años, se considera una persona afable, llena de vitalidad y amigo de sus amigos. Lleva más de treinta años trabajando en el sector de la bollería artesanal, de la repostería haute cuisine , filigranas con mucho ajonjolí, todo un clásico en nuestra región, aclamado en un millar de pastelerías y premiado en infinidad de certámenes culinarios. Modesto invierte mucha pasta en I+D+i, contrata un coaching manager y se lanza al mundo online llegando a alcanzar los diez millones de me gusta en menos de un año en una red social. Este currante de la confitería, el Ferrán Adriá de las bolluelas y los pestiños, decide internacionalizar su empresa, darle un vuelco más snob a sus quehaceres de tahona y hacer de sus rosquillas de viento unas Wind Donuts del carajo. Coge aire, se impulsa y el maestro pastelero se lanza al programa de misiones comerciales que se desarrolla en la región. De los USA a la nueva URSS pasando por Tongo Belga y parada y fonda en la capital del dulce, París la douce , que diría Billy Wilder . En todas se estrella, nadie entiende sus dulces, sus formas toscas de concebir tan ricas dulzainas, bollos de chicharrón repletos de miel y con un alto elevado nivel de añugamiento esofágico según la escala Alimentary Bolus . Lo intenta en Argentina y le expropian el 51% de las flores de miel en la aduana, en los Emiratos árabes le ponen burka a sus hojaldres y en Olivenza pierde en el desfile anual de bollería fina. La Técula Mécula, se erige por enésima vez, la reina del evento. Los gritos desesperados de Modesto a los jueces; ¡Arbitro Ferrete! no causan su efecto. Sin un duro, con sus fábricas sumidas en llantos y bajo la tutela de los expedientes de regulación de empleo, Modesto es acosado por acreedores y pide auxilio institucional. Le dan exilio administrativo y silencio con azúcar glass. Decide tira avante con la empresa de la manera que sea y monta una pequeña pastelería en la frontera con Portugal, en las estribaciones por donde pasará el futuro AVE, al ladito de la Plataforma Logística del Suroeste Europeo y en el mismo meridiano que atraviesa el Eje 16. Modesto abre religiosamente su pastelería todas la mañanas muy temprano. Con algo de saudade, con la puerta entreabierta, con el viento y aroma de jara y flor de olivo, atiende a turistas despistados. Con el espíritu emprendedor en el final del intestino grueso y la internacionalización en un cartel de liquidación por imbécil , Modesto cierra todos los días de la semana de manera puntual, como una salva, una hora después de abrir.