+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La curiosa impertinente

La vida sigue

 

Ayer se presentó oficialmente el president en el exilio de la estupenda Tabarnia y al mismo tiempo Puigdemont, el que se sigue autoproclamando legítimo president de la Generalitat hasta el punto de preferir no cobrar la pensión como expresident que admitir su cese, juró la Constitución española. Con todos los añadidos marca de la casa indepe, pero la juró. Y así sumó un nuevo sinsentido a la larga lista de disparates que vienen siendo sus ocurrencias desde que, tras proclamar la república catalana y suspender sus efectos, se fugó a vivir opíparamente en Bruselas, dejando en la estacada a sus más destacados colegas de incongruencias. ¿Por qué jura el hombre algo en lo que no cree y que no piensa cumplir? ¿Por qué pretende ser restituido en un cargo que según sus conductas, mensajes y proclamas nunca ha perdido? ¿Qué nuevas majaderías perpetrará él y hará perpetrar a sus fieles? ¿Cómo de contagiosa es la insensatez de su ideario como para cegar de manera tan bochornosa a los que aún le apoyan? ¿A qué clase de secta pertenecen? Y, por último, ¿quién le paga todo el cachondeo?

Cansada de clamar en el desierto, conjuro mi dolor por la tierra de mi infancia a la que tanto amo, constatando que, pese al farol de Junqueras acerca de las turbias maniobras independentistas que lograrían elevar de manera insostenible la prima de riesgo española, esta está casi mejor que nunca, lo mismo que la bolsa y las previsiones económicas de futuro.

La payasada catalana se ha hecho crónica y parece ya no doler como dolía. Pablo Iglesias sale de su escondite con escasa autocrítica y menor repercusión mediática. Algunos podemos llegar a pensar que un tic tac funesto le urge a él más que a aquel a quien iba dirigido. Pedro Sánchez saca pecho y, pese al papelón den las elecciones catalanas, se postula ahora como el líder deseado por la izquierda frente a una pretendida derecha bicéfala. Rajoy, pese al superpapelón, hace terapia sin autocrítica a la que no se unen ni Feijóo ni Herrera. Y Rivera. Bueno, algunos ya le llaman Macron. Con minúsculas, claro y en la intimidad.

   
2 Comentarios
02

Por jordi motlló 12:13 - 17.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Completamente de acuedo con vistacorta, el Sr. Boadella ha pasado de ser un gran actor, con Els Joglar, a ser un gran bufón, como él mismo se definia, del reino de Felipe VI. Allá los que le siguen, cuidado no sea un nuevo flautista de Hamelin que en vez de niños se lleva unionistas...

01

Por vistacorta 9:22 - 17.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Ayer se presento al Sr. Boadella como presidente en el exilio de Tabarnia, y dicen que ellos apoyan a los partidos constitucionalistas, la pregunta ES ¿ Este apoyo es reciproco? AL Sr. Boadella, yo personalmente creo que lo que le molesta de su querida tierra ES que los que antes se molestaban en insultarle ahora ni siquiera se molestan en hacerlo. ó sea pasan.