+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Lo que valía un café

El redondeo disparó los precios de artículos como el pan o un menú en un bar H Del ‘todo a cien’ se pasó al ‘todo a un euro’

 

C.M.V. / REDACCIÓN // BARCELONA / CÁCERES
08/01/2017

Un café con leche cuesta de media en Extremadura 180 pesetas (1,10 euros), casi tres veces más de lo que costaba en el 2001 (75 pesetas). La caña en el bar nos sale por unas 200 pesetas (1,20 euros) y la barra de pan por 125 (75 céntimos). El menú diario ahora lo pagamos por 1.665 pesetas (10 euros). Aunque estas conversiones quedan ya demasiado lejos y para los más jóvenes son hasta desconocidas, los 15 años del euro se han saldado con una vida más cara, entre el redondeo inicial y la crisis posterior.

Con la llegada del euro, en enero del 2002, los precios de muchos artículos cotidianos aumentaron de golpe, al tiempo que otros sufrían los efectos del famoso redondeo, siempre al alza. Del «todo a cien» se pasó al «todo a un euro» (166,386 pesetas), haciendo que muchos bienes subieran hasta un 66% de la noche a la mañana. Ignacio González, subdirector general de precios del Instituto Nacional de Estadística, destaca que donde más se notó el efecto del redondeo fue en «los precios más pequeños, como el de la barra de pan, puesto que la tasa de variación en pequeñas cantidades es mayor».

La sensación generalizada que tuvieron los ciudadanos los primeros meses de la entrada en vigor del euro aquel enero del 2002 fue que los precios se dispararon, aunque estudios posteriores llegaron a la conclusión de que el impacto fue menor de lo que percibían los consumidores y que tuvo un efecto transitorio. El Banco de España cifró en 0,5 puntos el impacto de la introducción del euro en la inflación de ese año, muy por debajo de lo que estaban percibiendo los consumidores. Para la autoridad bancaria, esa impresión de encarecimiento de los precios se debió a que «el impacto, lejos de ser uniforme, se concentró en determinados productos y servicios», sobre todo, en «los artículos de consumo más frecuente», según resumió en un informe publicado dos años después, en el año 2004. En esa cesta figuran artículos tan cotidianos como un café, el pan o una entrada al cine.

Ahora, la crisis ha descubierto los defectos en el diseño del euro, que ha impuesto el mecanismo de la devaluación salarial como única vía para hacer frente a los desequilibrios que afrontan sus países miembros, puesto que ya no se puede recurrir a las devaluaciones monetarias.