El Sepad baraja intervenir la próxima semana el servicio de catering que se ocupa de las comidas en las instalaciones que Feafes tiene en Cáceres. La gestora que tramita la liquidación de la entidad y la cesión del servicio a otra empresa ha comunicado a los trabajadores que el contrato en vigor para el servicio de comidas del Centro Residencial de Rehabilitación (CRR) y los pisos tutelados, con un total de 38 usuarios, termina el 1 de junio y la empresa que gestiona ese servicio dejará de hacerlo por las deudas que la entidad mantiene con ellos. Ante ese escenario, el Sepad ha comunicado este viernes a los trabajadores que baraja intervenir ese servicio para que se pueda seguir prestando mientras se concreta la cesión que la Federación de Agrupaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental (Feafes) negocia con Grupo 5 para que esta empresa asuma el servicio y la actual deuda con los trabajadores, a los que debe el sueldo de hasta 10 mensualidades. 

Una representación de la plantilla se trasladó ayer a Mérida para protestar frente a las instalaciones del Sepad y se reunió con el director gerente del servicio, José Vicente Granado para reclamar soluciones a la situación que viven desde hace casi un año.

«Los trabajadores nos piden que desde la administración tratemos de hacer presión y vamos a solucionarlo de la mejor manera posible, que es ceder el contrato del CRR a otra entidad que, en teoría es Grupo 5, aunque aún no tenemos el documento que acredita la cesión», explicó Granado tras la reunión. La Junta da, eso sí, un plazo máximo de un mes para que la junta liquidadora que ha asumido la gestión de la extinta Feafes y Grupo 5 cierren el acuerdo. «Velaremos para que eso se lleve a cabo y darles una solución. En caso de que esto no sea posible, habría que seguir con la intervención hacia adelante», subrayó el gerente del Sepad, que tiene previsto visitar la próxima semana las instalaciones de Cáceres. Según explicó, la intervención es la última medida que están barajando porque supondría que los usuarios fueran reubicados en otros centros sociosanitarios de la región y los trabajadores también perderían sus empleos. «Queremos seguir prestando el servicio en Cáceres, pero todo va a depender del acuerdo de la junta liquidadora con grupo 5, que están en conversaciones y lo que nos llega es que van por buen camino», subrayo.

Medida de urgencia

Te puede interesar:

 Mientras se cierra ese acuerdo, el Sepad comunicó ayer a los trabajadores que está buscando la forma de liberar dos facturas pendientes con Feafes que no se le pueden abonar por las deudas y embargos judiciales que pesan sobre la entidad: « vamos a poder liberar parte para que puedan recibir algo de liquidez y que puedan abonar a los trabajadores alguna nómina y que se puedan atender los suministros del centro», señaló Granado sobre la actuación de urgencia que plantean. 

Los trabajadores por su parte valoran el gesto del Sepad, aunque creen que la medida se queda corta: «Van a liberar una parte del dinero aunque no saben si va a llegar siquiera para pagar una de las nóminas que nos deben», anota una de las participantes en la reunión de este viernes. La plantilla lleva entre 4 y 10 nóminas atrasada y el jueves inició un encierro en el centro de La Mejostilla para reivindicar que se les abone la deuda íntegra. «No sabemos qué va a pasar con nosotros», subraya. De momento mantendrán las acciones de protesta.