El servicio de salud mental que Feafes prestaba en Mejostilla se trasladó el pasado mes de noviembre a las instalaciones de la residencia de mayores que Ciudad Jardín tiene en el paseo de Cánovas (antiguas Hermanitas de los Pobres). El grupo que gestiona este geriátrico se encargó de forma provisional de este servicio, después de que la Junta de Extremadura rescindiera el contrato a Feafes por sus graves problemas de gestión y liquidez, ya que los 25 empleados llevaban prácticamente un año sin percibir sus salarios. Y en marzo de este año se formalizó el contrato para que Ciudad Jardín asumiera de forma oficial su gestión (fue la única empresa que se presentó al concurso público).

En concreto hasta este edificio se trasladaron los 38 usuarios que Feafes tenía en su centro de Mejostilla y subrogó el contrato a los 27 trabajadores. Se encuentran en un espacio independiente a la residencia de ancianos, con acceso desde la calle Antonio Silva (al geriátrico se entra por la entrada de la avenida de España). Ayer el consejero de Sanidad, José María Vergeles, visitó sus instalaciones y valoró el traslado de estos enfermos al centro de la ciudad. «Están en un sitio muy bueno de la ciudad que permite una integración e inclusión adecuada dentro de la sociedad», aseguró el consejero.

Además, el grupo Ciudad Jardín asumió la gestión de las Hermanitas de los Pobres en septiembre del 2020. Llegó a un acuerdo con la congregación, que dejó la ciudad tras 140 años al frente de este centro de mayores, debido a la falta de vocaciones. Los nuevos responsables doblaron el número de plazas disponibles, que pasó de 110 a 250 en la actualidad, y llevaron a cabo una reforma en el edificio. Ciudad Jardín tiene otros dos geriátricos en la capital cacereña: junto al parque del Príncipe y en la avenida Héroes de Baler.