Kiosco

El Periódico Extremadura

INICIATIVA ITINERANTE DE LA FUNDACIÓN JESÚS SERRA Y EL CONCURSO INTERNACIONAL MARÍA CANALS

Cáceres da en la tecla

Miles de cacereños, entre profesionales y aficionados, recorren los ocho pianos de cola desplegados en la calle por un día

Vega, de 6 años, recorre cada uno de los ocho pianos desplegados en el casco histórico. SILVIA SANCHEZ FERNANDEZ

La música nace del mismo lugar que la poesía. Brota de lo más profundo, de las entrañas, de esas emociones reservadas que, en la plena inconsciencia del momento, emergen a las manos y a la boca. Paradójicamente germina en el silencio propio o en el ruido más estruendoso, en el que no se puede oír nada. La música, como la poesía, tiene esa capacidad de ser burbuja. Aísla y a la par conecta con lo que existe. 

Quizá lo mejor de la música, al igual que en la poesía, es que no engancha solo por el virtuosismo. Cierto es que siempre atrapa la destreza, que suele acaparar los aplausos, no obstante, las ovaciones no solo están reservadas. Si es verdad aquello de que la intención es lo que cuenta, aquí se cumple el refranero. 

Los escolares escuchan un recital de piano en la plaza. SILVIA SANCHEZ FERNANDEZ

Ejemplo de ello dio este viernes Cáceres, que se inundó de música, de poesía y de pianos. La capital hizo alarde de su categoría como ciudad Patrimonio de la Humanidad y desplegó una jornada en la que todos fueron bienvenidos.

El entorno del recinto monumental se convirtió en el escenario elegido por la fundación Jesús Serra y el concurso internacional María Canals para repartir ocho pianos de cola con una invitación abierta a profesionales, aficionados y curiosos. La propuesta contó con la colaboración del Ayuntamiento de Cáceres, los conservatorios de música y danza, la Fundación de música y artes escénicas de Cáceres (Femae) y la banda del diputación. 

La pianista Alba Cordero, este viernes. SILVIA SANCHEZ FERNANDEZ

Así, la plaza Mayor, el Foro de los Balbos, la plaza de las Claras, la esquina de la calle San Pedro con Donoso Cortés, la plaza de San Juan, la plaza Santa María, la plaza de San Jorge y la plaza de Las Veletas fueron los puntos del recorrido monumental y armónico. 

A lo largo de la jornada, desde primera hora, los grandes instrumentos, imponentes, fueron rodeados por todos los que atraídos por la melodía se concentraban, bien para escuchar o bien para inmortalizar la estampa con sus teléfonos móviles. Todos los pianos, los ocho, estuvieron supervisados en todo momento por profesionales, entre ellos, la cacereña de 25 años Alba Cordero, que se encargaba de custodiar el del Foro de los Balbos. 

La pequeña Vera, aprendiz de piano, pone a prueba su destreza en el Foro de los Balbos. SILVIA SANCHEZ FERNANDEZ

La joven empezó su idilio con la música a los 12 años y desde entonces no se ha separado de ella, de hecho, la convirtió en uno de los pilares de su vida ya que la que en un principio fue su escuela, Femae, ahora es su lugar de trabajo. Da clases a grupos desde los 4 años hasta los 90. Mientras dedica a este diario unos minutos de una pieza compuesta por ella misma, no alcanza a describir con palabras qué siente cuando recorre las teclas.

Los pianistas del futuro 

Más precisos son los alumnos del Sagrado Corazón al describir sus sensaciones. Irene, Paula, Pedro, Patricia, Marta, Noa y Adrián, todos alumnos de entre 8 y 9 años y estudiantes de piano en la capital aprovecharon la jornada para salir de excursión con su clase y ofrecer un recital improvisado que sorprendió a las tutoras y los compañeros. Tocan porque les «relaja» o les «hace entrar en otro mundo». «Es como los libros», ponen de relieve.

A escasos metros del grupo de escolares, Vera, la más pequeña, de 6 años, da una lección de desparpajo y talento. A los tres empezó. Harry Potter, Bella Ciao y Los piratas del Caribe, en su repertorio. Todos ellos, dieron con la tecla esperada que sonó al unísono en Cáceres.

Cáceres se llena de pianos

Cáceres se llena de pianos SILVIA SÁNCHEZ FERNÁNDEZ

Compartir el artículo

stats