Kiosco El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

LAS ÚLTIMAS CUENTAS MUNICIPALES DE LA LEGISLATURA

El acuerdo PSOE-Podemos para el presupuesto, abierto pese a la mina

Son las primeras cuentas que se negocian con los dos partidos con un criterio distinto frente al yacimiento. Ya ha habido contactos. Los tres anteriores salieron con el acuerdo entre los dos grupos y el apoyo de Teófilo Amores

Luis Salaya y Consuelo López, el pasado abril, en la presentación del acuerdo para los presupuestos de 2022. Silvia Sánchez Fernández

El proyecto de una mina de litio en Valdeflores no será, por el momento, un inconveniente insalvable para que los grupos municipales del PSOE y Unidas Podemos puedan cerrar un acuerdo que permita la aprobación de unos presupuestos locales para 2023. Se lograría, si también se vuelve a contar con el voto del concejal no adscrito Teófilo Amores, un pleno con un gobierno local en minoría, algo que no lograron los anteriores ejecutivos municipales en esta situación, ni los del PP, con Elena Nevado y José María Saponi, ni los del PSOE, con Carmen Heras.

Serán las primeras cuentas que se negocien con una diferencia de criterio entre PSOE y Podemos respecto al proyecto de la mina de litio de Valdeflores. El pasado lunes el grupo municipal de Unidas Podemos dejó claro su rechazo a la mina tras anunciar que incluiría su ‘no’ en el programa electoral de las elecciones de mayo de 2023. El grupo municipal socialista ha variado su posición al pasar de un no al proyecto de una mina a cielo abierto a ser partidario de que se estudie el nuevo proyecto de mina subterránea antes de hacer público su posicionamiento.

Esa diferencia no impedirá que los dos partidos vuelvan a hablar de los presupuestos, según precisó este martes la portavoz del grupo municipal de Unidas Podemos, Consuelo López, que apuntó que por parte del gobierno local ya se ha contactado con su grupo para hablar de las cuentas «dentro de las reuniones que mantenemos con ellos de forma periódica». López recordó que el proyecto de la mina aún no se ha presentado para obtener la concesión de la explotación del yacimiento y que el gobierno municipal del PSOE, «pese a su tibieza -López repitió el calificativo que ya utilizó el lunes-», aún no se ha posicionado de manera definitiva. «No sabemos qué hará el PSOE», apuntó.

Salaya sí calificó el miércoles de buena noticia que la empresa promotora de la mina hubiese registrado en la Junta un proyecto inicial para que el órgano ambiental autonómico elabore el documento de alcance del estudio de impacto ambiental que tendrá que presentar la empresa una vez que obtenga los primeros permisos de la Junta. El alcalde lo vio como algo positivo porque permitía abrir el debate sobre el proyecto. 

 Las diferencias entre PSOE y Podemos sí quedaron muy patentes en el debate el pasado jueves en el pleno de la Asamblea de Extremadura sobre la convalidación del decreto ley para aprovechar los recursos minerales de litio en Extremadura. Mientras que por parte de la consejera de Transición Ecológica, Olga García, se habló de que con el decreto ley del litio se abrirá «una ventana nuevas oportunidades» para el impulso social y económico de la región, por parte de la coordinadora regional de Podemos, Irene de Miguel, se aludió a «la amenaza grave para la salud pública» a causa de «los gases y residuos que conlleva la transformación del litio en hidróxido de litio».

En el ayuntamiento se tendrá que debatir sobre el proyecto de la mina, seguramente lo hará ya la próxima corporación, porque el ayuntamiento, aunque el proyecto se considere de interés autonómico, va a necesitar la licencia de obra municipal.

2020: Pacto de estabilidad y primer presupuesto

El primer acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos para la aprobación de los presupuestos fue el resultado de la firma del pacto de estabilidad. Solo un mes después de su firma, al cierre de febrero de ese año, se aprobaron definitivamente las cuentas por un importe de 69 millones de euros. Con su ratificación se evitaba tener que prorrogar un año más las cuentas de 2018 y permitía a Luis Salaya gobernar con un presupuesto actualizado respecto a los gastos previstos. Fueron las primeras cuentas que también tuvieron el apoyo del concejal no adscrito Teófilo Amores. Estas cuentas se tuvieron que modificar solo unas semanas después de su aprobación al coincidir con el inicio del confinamiento, en marzo de 2020, y para incrementar el crédito destinado al gasto social. 

2021: Contar con unas cuentas postpandemia

No hubo muchas exigencias para que se repitiese la misma fórmula para la aprobación de los presupuestos, el gobierno socialista volvió a contar con el apoyo del grupo municipal de Unidas Podemos y con el voto de Amores. No hubo muchas exigencias porque no se quisieron poner demasiadas condiciones para facilitar que el ayuntamiento contase con un presupuesto para hacer frente a gastos necesarios para atender la postpandemia. Fueron unos presupuestos que tuvieron como novedad la contratación de una operación de crédito por un importe de 8 millones de euros, una cantidad para inversiones que, sin embargo, quedó solapada por los fondos europeos para la recuperación que tienen un plazo de gasto.

2022: Las cuentas que más han tardado

Hasta abril no se anunció el acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos para la aprobación de las cuentas de 2022. Hubo que revisar antes el grado de cumplimiento del acuerdo de estabilidad para que se confirmase que por tercera vez Unidas Podemos daba su apoyo al gobierno municipal para la aprobación de los presupuestos, un compromiso que se apoyó en tres medidas:la gratuidad del autobús para los menores de 16 años, la creación de la marca Cáceres de festivales y la formación de una bolsa de pisos públicos para ponerlos en el mercado del alquiler y creación de una Oficina Municipal de Vivienda. Las cuentas ascendieron a 75 millones de euros.         


Compartir el artículo

stats