Entrevista | Dani Rodríguez Jugador del Cáceres Patrimonio de la Humanidad

Dani Rodríguez: «Quizás lo ideal para mí es jugar de 15 a 18 minutos por partido»

Dani Rodríguez.

Dani Rodríguez. / Sergio Vela

Daniel Rodríguez García (Esplugas de Llobregat, Barcelona, 13-2-1984) es conocido como ‘Pope’ en las canchas de la LEB Oro. Nadie ha jugado más partidos que él en esta competición, aunque esta temporada le ha tocado el drama, bien resuelto, de tener que luchar con el Cáceres Patrimonio de la Humanidad por la permanencia. Mientras apura sus días en la ciudad porque el pequeño Dani (7 años) debe terminar sus clases en el colegio San Antonio hace balance de lo sucedido, sin eludir la autocrítica, al tiempo que mira al futuro: tiene contrato para la próxima campaña.

¿Qué sensación tiene?

Ha ido por tramos, con sensaciones buenas y otras no tan buenas. Cuando llegué fueron positivas, con muchas ganas, pero los resultados mandan. La temporada es complicada en general porque no fueron buenos y hemos pasado demasiado tiempo ahí abajo. Es una cadena. La mayoría de momentos no han sido positivos. Con los años y la experiencia lo ves con perspectiva: nos hemos salvado y hemos cumplido el objetivo, aunque hemos hecho muchas cosas mal. 

Casi siempre ha estado en equipos de la zona alta. ¿Es muy distinta la presión cuando se lucha por la permanencia?

Siempre se le da más valor a los equipos que están arriba, intentando ganar títulos y subir. Pero vivir abajo también tiene mérito porque es fuerte estar ahí. Es chulo luchar por salvarse y lo disfrutas… siempre que lo logres.

¿Cómo enjuicia su temporada?

Empecé bien, con muchas ganas, jugando correcto, sintiéndome bien, con protagonismo. Pero al equipo ir para abajo también personalmente me uní ahí. No acabamos de arrancar y bajé un poco a mitad de temporada. Al final me he sentido más cómodo. Todo muy relacionado con la trayectoria del equipo.

¿El mejor momento ha sido batir el número de partidos en LEB contra Oviedo o la victoria ante Leyma Coruña, cuando para celebrarlo se arrojó al suelo ‘a lo Rafa Nadal’?

Las dos cosas. Individualmente estoy contento y orgulloso por el récord de la LEB, aunque no soy un persona muy extrovertida ni que le dé mucho valor a eso. Y ganarle al Leyma Coruña significaba seguramente la salvación. Fue un gran partido, con el Multiusos apretando mucho y me tiré al suelo como para liberarme.

Con el récord le felicitó hasta Rudy Fernández…

Sí, jugué con él en las categorías inferiores del Joventut. Es muy bonito que gente de su nivel se acuerde de ti.

Llegó como titular y eje del proyecto y en varias ocasiones Pablo Sánchez salió de inicio disputó los minutos claves… ¿Cómo le sentó?

Si llevo tantos años es porque soy competitivo. Si no, me habría retirado. No tengo la obligación de seguir jugando por jugar. Cuanto más minutos en pista, mejor, pero le doy vueltas a las cosas y soy consciente de que este año no he estado tan fino en algunos momentos y que tengo una edad, así es que si un compañero puede hacerlo mejor, pues adelante.

¿Lo llegó a hablar de ello con Roberto Blanco, el entrenador?

He comentado las cosas bastante con él toda la temporada, sobre todo, y con mucha normalidad.

A veces se le ha reprochado que el base rival, si era muy atlético, jugaba demasiado cómodo en ataque…

El baloncesto ha evolucionado. Yo antes era más rápido, pero tampoco nunca he tenido un volumen físico tremendo. La experiencia te hace suplir eso, ser listo, cómo defender cada situación. Pero es normal que haya partidos en los que se haya notado que defensivamente no he podido controlar del todo al otro base. En otros encuentros sí me he sentido más cómodo, cuando he estado mejor, más fresco, y podía aguantar mejor esas situaciones. Pero no es algo a lo que yo le dé una gran importancia. Si la dinámica del equipo va mejor, costará menos.

¿Cree que todavía puede jugar casi 24 minutos por partido, como esta última temporada?

Veremos. Depende del momento físico. Pero quizás lo mejor es jugar de 15 a 18. Esos casi 24 son la media, pero es según cómo me encuentre de sensaciones en cada partido.

Dani Rodríguez, durante la entrevista en la redacción de El Periódico Extremadura.

Dani Rodríguez, durante la entrevista en la redacción de El Periódico Extremadura. / Sergio Vela

En su mismo puesto, el club ha fichado a Pablo Rodrigo y quiere prolongar la cesión de Pablo Sánchez. ¿Qué le parece la fórmula de los tres bases?

Se lleva bastante y es casi normal. Está bien tener variedad y jugar con dos a la vez. Yo espero sobre todo al equipo que se va haciendo y luego valoraremos. 

Se ha deslizado que quizás se le ofrezca la rescisión de su contrato pagando una parte de lo firmado. ¿Le han dicho algo? ¿Estaría dispuesto a hablarlo?

No me han comentado nada de eso. He hablado con el club y más bien me dicen todo lo contrario. Normalidad absoluta. Cien por cien voy a estar en Cáceres la próxima temporada.

Ya jugó en el Cáceres hace diez años. ¿Ha detectado cambios en el club respecto a aquella época?

No. Están casi los mismos que en aquella época, cuando jugamos los ‘playoffs’ contra Melilla. Hasta Roberto estaba ayudando al cuerpo técnico. Hay menos gente en el pabellón pero tampoco es una sorpresa para mí ya que he venido con otros equipos durante este tiempo. La diferencia la veo más en el baloncesto LEB: la liga era más potente y había más dinero.

¿Qué hará después del baloncesto? ¿Entrenar?

Sinceramente, no tengo nada claro todavía. Sí que podría haber diferentes vías, pero nunca sabes. Entrenar es una posibilidad dentro del baloncesto, pero hay más. A veces pienso que me gustaría, pero luego pienso en todos los años que llevo viajando y sería lo mismo. Lo pensaré cuando me retire, aunque creo que seguramente viviré en La Palma, de donde es mi mujer.