Kiosco

El Periódico Extremadura

atasco en la negociación colectiva del sector

El convenio del campo extremeño, al borde de la mediación ante la falta de acuerdo

Los sindicatos van a plantear esa fórmula tras otra reunión sin avances con la patronal. Las opas culpan a la parte sindical de eludir la negociación: «Buscan la huelga»

Temporeros realizando tareas en la campaña de la fruta. FERRAN NADEU

El eterno atasco en la negociación del convenio del campo en Extremadura vuelve de nuevo a poner sobre la mesa la mediación, según han anunciado este miércoles los representantes sindicales tras dar por bloqueada la reunión con la patronal para aprobar el nuevo convenio colectivo del sector. No es la primera vez que se usa esta fórmula ante la imposibilidad de avanzar en la negociación del campo y hay más de 60.000 empleos pendientes de ese acuerdo, en un momento en el que las campañas de recolección están ya en marcha y se acercan al pico de actividad. «Mañana presentaremos una solicitud de mediación porque estamos atascados», ha reconocido el secretario general de UGT-FICA, Ricardo Salaya tras el encuentro. 

El atasco en el convenio está en las cuestiones esenciales que han impedido avanzar ya antes; la más importante, la jornada laboral y como consecuencia la jornada anual. La diferencia en este momento es que la patronal acudía a esta reunión con la propuesta de convenio que se comprometió a elaborar y que era lo que estaba sobre la mesa. Pero los sindicatos la rechazan porque ven «un aumento en la jornada» y retrocesos en cuanto a que «se elimina la antigüedad, el plus de transporte o el bocadillo», según el secretario general de CCOO de Industria, Saturnino Lagar . 

«Estamos dispuestos a negociar siempre que haya acuerdo en las cuestiones que son importantes para nosotros como la jornada, pluses o gastos de desplazamiento. Pero no lo hay y lo que nos ofrecen es seguir negociando sobre todo lo demás y al final hablar de esto», señaló Salaya sobre la negativa que expresaron a avanzar en otras cuestiones. «Es una técnica dilatoria de la patronal. Y ya no queremos hablar y volver a hablar, para llegar a este mismo punto dentro de tres meses».

No hay acuerdo en cuestiones como la jornada, la flexibilidad o la propuesta de absorber pluses por la subida del SMI

decoration

Desde la patronal culpan a los sindicatos de eludir la negociación en esta reunión y buscar la ruptura como pretexto para llegar a una huelga que afectaría especialmente al sector de la fruta (el que más mano de obra genera) y que supondría «un duro golpe para la economía». «La patronal presentó hace mes y medio una propuesta de negociación de convenio del campo, y hoy nos hemos encontrado que nos han llamado para romper. Se han negado a abrir el convenio del campo y nos han anunciado que van a salir a la calle», señaló el presidente de Asaja Extremadura, Ángel García Blanco. Defendió también que desde las organizaciones profesionales que representan a los empresarios del campo quieren «que se sigan respetando los derechos de los trabajadores» y puso también en valor que el convenio es «necesario». 

¿Convenio o estatuto?

El problema de fondo en el diálogo es que opas y sindicatos tienen distintos puntos de partida tras la sentencia que tumbó el año pasado el convenio negociado sin la presencia de la asociación de fruticultores, Afruex. Para la patronal ese convenio fue rechazado entonces y lo que rige la negociación ahora es el estatuto de los trabajadores (un acuerdo de mínimos), mientras que los sindicatos entienden que las condiciones que ya se pactaron siguen vigentes. Lo que propone ahora la patronal en ese documento que han consensuado supone un avance respecto al estatuto de los trabajadores (y eso ponen en valor entre las opas); pero también un retroceso que no aceptan los sindicato

«Hemos propuesto negociar todos los puntos en los que no estaban de acuerdo. Pero lo que nos han dicho es que no iban a moverse de ningún punto y no quieren negociar. Saben que tienen fuerza porque la campaña está comenzando y ahora lo que quieren es poner sobre la mesa cuestiones como la jornada, la flexibilidad o el transporte», señaló también Miguel Ángel Gómez, gerente de Afruex.

Los sindicatos rechazan que la intención ahora sea convocar una huelga que en todo caso señalan que «siempre está presente en una negociación». La fórmula que de momento buscan es la de la mediación. La intención es presentar en uno o dos días la solicitud, lo que supondría iniciar la próxima semana las conversaciones.

Compartir el artículo

stats