Kiosco

El Periódico Extremadura

Perspectivas en el inicio del periodo estival

El turismo despega en Extremadura

Las reservas acumuladas dan alas al sector ante un verano «muy bueno» en el que esperan rebasar al 2019. Extremadura ha recibido más de 670.000 viajeros y se prevén 1,2 millones de pernoctaciones en verano

Turistas paseando por la ciudad monumental de Cáceres el pasado mes de agosto. JOSE PEDRO JIMENEZ

El sector turístico extremeño se encomienda a los próximos meses para certificar un despegue que ha ido cogiendo altura desde principios de año. «De momento y si no se estropea nada las perspectivas para este verano son muy buenas, con mejores datos que en el 2019 tanto en la cifra de reserva como en los precios. Se ve movimiento y tanto la Semana Santa como los puentes de este año han sido espectaculares. Pero el turismo es un sector muy sensible, como ya hemos visto estos años; y ahora, más », dice Guillermo Antón, director del Hotel V Centenario de Cáceres

El patrimonio, la cultura y la gastronomía son los grandes recursos del sector turístico de la ciudad y de buena parte de Extremadura, junto con la naturaleza, y el viento sopla a favor desde la llegada de la primavera, tras un 2021 que ya fue bueno y un paréntesis en el mes de febrero provocado por los interrogantes que se abrieron de nuevo con la guerra iniciada por Rusia en Ucrania cuando ya estaban a la vista el final de las últimas restricciones por la pandemia. «Hubo un bajón en febrero (el mes en el que se inició la guerra) pero luego marzo y abril han sido muy buenos», resalta el hotelero. Para los meses por delante, también confía en seguir manteniendo cifras elevadas de ocupación, con precios que únicamente acusan la inflación de manera puntual.

«La gente tiene muchas ganas de salir, de viajar y de vivir; las perspectivas son positivas»

Victoria Bazaga - Fextur

decoration

Los datos de los últimos meses refrendan un despegue del sector en Extremadura, ya por encima de las cifras del 2019. Hasta el mes de mayo pasaron por la región 670.260 viajeros, concentrados especialmente en los meses de primavera, uno de los momentos de mayor afluencia de visitantes en la región. La previsión es que se alcancen 1,2 millones de pernoctaciones en el verano, según las estimaciones que ha dado a conocer esta semana la Junta de Extremadura; y la sensación generalizada en el sector es que en los próximos meses se volverá a los registros de antes de la pandemia, si el contexto internacional no interfiere en ello. Pero hay dudas sobre si ese incremento en la actividad se trasladará íntegramente a la rentabilidad de los negocios, o si con la escalada de precios y su efecto en la inflación, una parte al menos quedará dilapidada si no suben los precios. Y por el momento no se atreven a hacerlo de forma generalizada para no ahuyentar la demanda, reconocen.

Cifras de visitantes de récord

Las buenas perspectivas llegan impulsadas por el nivel de reservas que hay en estos momentos, pero también por el buen comportamiento en lo que va de año en la gran parte de los 441 alojamientos hoteleros, los 504 apartamentos y las 894 casas rurales que hay en la región. Los mejores datos acumulados hasta ahora corresponden al mes de abril (incluyó la Semana Santa), que se cerró con 193.289 viajeros, lo que supuso un incremento del 255% respecto a los datos del 2021, pero también respecto a las cifras prepandemia. En el mismo mes pasaron por la región 186.994 viajeros en el 2019 y ya entonces supuso un incremento del 8% respecto a las cifras que e habían registrado un año antes. La estancia media se situó por encima de las dos noches y el incremento de visitantes fue especialmente gracias a los turistas nacionales, porque el turismo extranjero, está llegando aún a un ritmo más lento. Del total de los visitantes de abril, solo 25.509 eran viajeros internacionales, lo que supone un incremento del 579% respecto al 2021 (entones las restricciones aún en los aeropuertos limitaban viajes entre países) pero está por debajo de los 33.644 que llegaron a la región en abril del 2019. 

«El turista está haciendo lo que no ha podido hacer en los dos últimos años y hay muchos viajes pendientes»

Manuel Moreno - CETEX

decoration

Por segmentos, es el extrahotelero el que más está creciendo, con incrementos del 278% frente a los 255% en el caso de los hoteles. Las características de los alojamientos rurales (más pequeños, en entornos menos concurridos...) y también de los apartamentos, juegan a favor de la demanda que ahora tienen los clientes.

«El 2021 ya fue muy bueno, y ahora tenemos muy buenas expectativas. La pandemia ha remitido, la gente tiene muchas ganas de salir, de viajar y de vivir; las perspectivas son positivas, hay muchas reservas y la gente sigue reservando con ánimo», reconoce Victoria Bazaga, presidenta de la Federación Extremeña de Turismo Rural (Fextur). 

La lectura del presidente de la Asociación de Hostelería y Turismo de Extremadura, Antonio Martínez, es que este será un verano «normal, en el que ciudades como Cáceres, Plasencia, Mérida o Trujillo, no tendrán problemas; y en el turismo rural pasará como siempre, que se llenarán los establecimientos que están bien y especialmente los que tienen un acceso más fácil desde Madrid».

El sector prevé que se disparen los visitantes pero el alza en los suministros puede lastrar la rentabilidad de los negocios

decoration

También se muestra optimista el presidente de la Confederación de Empresarios de Turismo de Extremadura, Cetex, Manuel Moreno. Pone en valor las cifras de visitantes que han dejado ya en la región los últimos puentes o momentos como la Semana Santa, «con cifras de récord» y considera que «a día de hoy, el movimiento está garantizado» hasta los meses de septiembre u octubre: «estamos viendo que el turista está haciendo lo que no ha podido hacer en los dos últimos años y hay muchos viajes pendientes», apunta sobre las perspectivas para el verano. 

Pero como el resto, señala que los indicadores de una posible crisis a la vista pueden condicionar, una vez más, los planes. «Trabajamos mes a mes porque es lo que nos ha enseñado la pandemia», asevera Moreno. Eso supone a la hora de hacer proyecciones que «en los tres próximos meses confiamos en que los números sean buenos y pasemos un buen verano, pero no podemos planificar a partir de ahí», incide.

Temores por el alza en la inflación

Esos nubarrones en el horizonte provocan que el sector se muestre cauto con el alza de los precios en los combustibles y los suministros, y también con la falta de mano de obra, especialmente en la restauración. El director general de Turismo, Francisco Martín, estima que en julio y agosto el número de afiliados en este sector alcanzará los 28.000 trabajadores y afirmó en la última comisión de Turismo que el sector se encuentra en «pleno proceso de recuperación sólida y rápida», con 2.600 nuevos puestos de trabajo entre enero y mayo.

«Las perspectivas son muy buenas, con mejores datos que en el 2019 en reservas y precios»

Guillermo Antón - Hotel V Centenario (Cáceres)

decoration

En las empresas turísticas calman la euforia de las buenas perspectivas con el mantra de los dos últimos años: Hay que ir «día a día, partido a partido», reconoce el director del Hotel V Centenario, Guillermo Antón. 

«Ya hemos visto que el turismo es un sector muy sensible a todo; la política, la economía, los incendios, los problemas medioambientales o la seguridad. Todo le afecta y mucho», incide Bazaga.

Compartir el artículo

stats