EL BOE PUBLICA LA SEGUNDA CONVOCATORIA DE LAS AYUDAS PARA EL VEHÍCULO ELÉCTRICO Y CONECTADO, DOTADAS CON 850 MILLONES

Envision espera conseguir los 300 millones del PERTE en septiembre

La empresa que proyecta la gigafactoría en Navalmoral presentará la documentación a mediados de julio

La previsión es comenzar la obra cuando reciba la ayuda y empezar a fabricar baterías a finales de 2025

Recreación de la gigafactoría que la empresa Envision proyecta en Navalmoral de la Mata.

Recreación de la gigafactoría que la empresa Envision proyecta en Navalmoral de la Mata. / EL PERIÓDICO

Envision, la multinacional china que proyecta la gigafactoría de baterías de litio en Navalmoral de la Mata, espera conseguir los 300 millones del Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) del Vehículo Eléctrico y Conectado (VEC) en el mes de septiembre. El Boletín Oficial del Estado (BOE) publica este viernes la segunda convocatoria de estas ayudas europeas sobre las que Envision tiene grandes expectativas; entre otras cosas porque ésta está diseñada y dirigida directamente a proyectos de fabricación de baterías, como el suyo. En la primera convocatoria quedó fuera porque el proyecto se encontraba aún en una fase muy inicial y además no cumplía con los requisitos, pues no fue diseñada en exclusiva para las baterías de coche eléctrico.

El denominado PERTE VEC II está dividido en dos líneas, la primera, que es a la que aspira Envision, estará dotada con 850 millones de euros. Las ayudas oscilarán entre 150 millones y 300 millones de euros, según si la actividad se realiza en lo que Europa denomina «zona asistida»; esto es, estar situada en una de las regiones más desfavorecidas y con menor desarrollo industrial, entre las que se encuentra Extremadura. Es precisamente por esto por lo que Envision aspira a conseguir el máximo de este montante. «No hay ninguna otra planta en región tipo A (de fabricación de baterías) de la Unión Europea y por lo tanto nuestras expectativas de financiación son buenas porque vamos a competir contra otros que están en regiones con un PIB per cápita más alto y por lo tanto que tienen peor evaluación en esta convocatoria», apunta a este diario el presidente de Envision en España, José Domínguez Abascal. La inversión total prevista en Navalmoral es de unos 1.000 millones.

Otros proyectos

Esta primera línea incluye también ayudas para inversiones en componentes esenciales, que no superará los 100 millones, así como para materias primas, con un máximo de 25 millones de euros.

El plazo para presentar las solicitudes estará abierto desde el 17 de julio hasta el 15 de septiembre. La multinacional china ya tiene preparada la documentación y espera presentarla durante la primera semana. Las ofertas se irán valorando conforme vayan llegando al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y, como se trata de concurrencia no competitiva, se concederá a toda empresa que cumpla los requisitos. Por tanto, si presentan la solicitud en julio se resolverá previsiblemente antes del 5 de septiembre, al menos así se lo ha comunicado el departamento que dirige Héctor Gómez a Envision.

La segunda línea de ayudas de este PERTE VEC II se dirige a apoyar planes de inversión orientados a la cadena de valor industrial del vehículo eléctrico y conectado, sus sistemas, subsistemas y componentes, y ciertos sistemas de infraestructura auxiliares necesarios para su despliegue. Esta convocatoria se publicará en los próximos días.

Montante similar al primero

El montante de este segundo PERTE contempla una cantidad similar al de la primera convocatoria, que ascendió a 877,2 millones de euros, lo cual suma el 60% del presupuesto del programa, que asciende a 2.975 millones de euros. En ese primer PERTE quedó fuera Envision, así como otros proyectos promovidos por Ford o Stellantis. El liderado por Seat y Volkswagen fue el que recibió un mayor volumen (397,37 millones). Así, tras las críticas a aquella primera convocatoria, en esta segunda se recogen muchas de las reclamaciones de los fabricantes de automóviles. De esta manera se incluye la resolución de proyectos por un sistema de concurrencia simple, es decir, por orden de llegada; y la sustitución del esquema de la agrupación de empresas en torno a un proyecto tractor por uno basado en proyectos individuales que resulte «más ágil y dinámico» a las empresas.

«No hay ninguna otra planta en región de la UE por lo que las expectativas son buenas»

José Domínguez Abascal

— PRESIDENTE DE ENVISION ESPAÑA

Otra de las reclamaciones de los fabricantes de automóviles era la extensión del calendario de gasto de las ayudas, que en la primera convocatoria se situó a finales de 2025, lo que expulsó a muchos proyectos del intento de presentarse. El ministro Héctor Gómez espera que con todos estos cambios la convocatoria sea un éxito: «España va a estar a la altura del reto industrial y vamos a liderar la movilidad sostenible en Europa», afirmó el titular de Industria.

Envision espera comenzar la obra de la gigafactoría de Navalmoral de la Mata en el mes de septiembre, una vez que reciba el ‘ok’ de las ayudas. Y espera recibirlas antes de que finalice este 2023, es el máximo fijado por Europa. De no hacerlo así se corre el riesgo de que se retire la financiación a España. La construcción de la fábrica terminará a mediados/finales de 2025, fecha en la que la empresa espera empezar a fabricar baterías beta (de prueba); con el objetivo de estar trabajando a pleno rendimiento en el primer semestre de 2026. «A final de 2025 esperamos estar produciendo lo que los informáticos llaman una versión beta de las baterías. Los fabricantes siempre prueban los componentes durante meses, así que a final del 2025 podríamos estar fabricando versiones de prueba y hacerlo ya a plena capacidad en el primer semestre de 2026», afirmó ayer el presidente de Envision en España, José Domínguez Abascal.

Los incentivos regionales

Tras conseguir la financiación de Europa la multinacional se pondrá a trabajar para poder acceder a los incentivos regionales, que ha dejado aparcados precisamente hasta que se resuelva este segundo PERTE. «Vamos a estudiarlos después del PERTE y nos pondremos a trabajar con la Junta al día siguiente de que empecemos con estos», adelantó Domínguez Abascal. Tienen tiempo porque estas ayudas que proceden del Ejecutivo autonómico se pagan una vez finalice la obra, así que hay de plazo hasta finales del 2025.