EL MUNDIAL DE FÚTBOL 2030 ACERCA EL AVE A LA REGIÓN

Europa insta a que Extremadura y Madrid estén conectadas por alta velocidad en 2027

Dentro del corredor sudoeste, que unirá la capital con Lisboa por AVE. El Foro Ibérico exige que se cumpla

En noviembre funcionará el primer tramo electrificado de la región. Falta el resto y diseñar los de La Mancha y Portugal

Asistentes al Foro Ibérico Económico y Social muestran un cartel que reclama el corredor sudoeste ibérico.

Asistentes al Foro Ibérico Económico y Social muestran un cartel que reclama el corredor sudoeste ibérico. / EL PERIÓDICO

Cuatro años para que Extremadura esté conectada con Madrid por alta velocidad. Es lo que exige Europa, que fija como límite el año 2027 para que el trayecto en tren desde la región extremeña hasta la capital de España se haga con vías electrificadas. No es la primera vez que se da una fecha para que el hito de la alta velocidad hasta Madrid sea una realidad pero hasta el momento todos los compromisos se han ido al traste. Ahora, aunque todavía siga pareciendo una ilusión, parece que está más cerca de materializarse. Primero por esta exigencia de la Unión Europea y segundo, por el anuncio del mundial de fútbol en 2030, que se celebrará entre España, Portugal y Marruecos, lo que convierte en imprescindible la mejora de las comunicaciones entre la capital española y la lusa. Y esto afecta directamente a Extremadura pues esas conexiones ferroviarias entre Madrid y Lisboa pasan también por la región extremeña.

Por eso «el reto del mundial hace que por primera vez tengamos confianza», reconoce el presidente de la Plataforma luso-española Corredor Sudoeste Ibérico en Red, Antonio García Salas. Así las cosas Extremadura espera que este campeonato deportivo sea su revolución, como lo fue la Expo 92 para Sevilla o los Juegos Olímpicos de ese mismo año para Barcelona.

Este fue uno de los asuntos que se puso de manifiesto este pasado martes por la noche en la celebración en Madrid de la séptima edición del Foro Ibérico Económico y Social organizado por el colectivo que preside García Salas y que reunió en el auditorio Castellana 33 a unas 250 personas, entre representantes políticos y empresarios de Madrid, Extremadura, Castilla-La Mancha y Portugal, territorios afectados directamente por esta conexión ferroviaria. En el mismo se firmó un manifiesto para impulsar este corredor que ya tiene 28.000 adhesiones.

Huella de carbono

La decisión de Europa de apremiar a ambos países para la puesta en servicio de la alta velocidad viene motivada por la necesidad de reducir las emisiones que suponen en estos momentos conectar Madrid con Lisboa. Actualmente solo se puede realizar este trayecto de forma directa por aire, pero la línea está colapsada. Diariamente salen desde el aeropuerto de Barajas-Adolfo Suárez unos 40 aviones, lo que supone un flujo de unos 160.000 pasajeros al mes. «Las conexiones públicas son insuficientes. Europa persigue que esos 600 kilómetros se hagan solo en avión», subraya el presidente de la Plataforma. De hecho, si no se llega a cumplir ese objetivo de 2027, las empresas extremeñas corren el riesgo de sufrir «costes adicionales» por esa excesiva huella de carbono que conlleva el traslado de sus mercancías. Por tanto el objetivo es que en 2027 todas las vías estén electrificadas para que haya al menos trenes diésel entre Madrid y Lisboa. Y que en 2030, también fecha límite, ese trayecto se cubra con trenes de alta velocidad.

El compromiso de Guardiola: «No vamos a descansar hasta lograr lo que merecemos»

Desde la plataforma confían en que es posible cumplir los plazos, al menos en el trazado que afecta al territorio español. Para ello habría que agilizar las obras en Extremadura, donde ya está terminado el tramo entre Plasencia y Badajoz y que se pondrá en servicio en noviembre, tal y como informó ayer el secretario de Estado de Transportes, David Lucas, al consejero de Infraestructuras, Transporte y Vivienda de la Junta de Extremadura, Manuel Martín, en una reunión mantenida entre ambos. Es el primer encuentro entre las dos administraciones para tratar el tema del tren.

Según este anuncio del secretario de Estado la alta velocidad llegará a Extremadura antes de 2027 (el mes que viene, de hecho), aunque por las vías todavía no circulará ningún AVE, sino un tren Avant. Puede alcanzar los 250 km/h y estará disponible tanto para uso comercial como de pasajeros. De momento se pondrá en servicio este primer tramo, pero para llegar hasta Madrid con vías electrificadas falta aún ejecutar el segundo, entre Plasencia y Talayuela, que ya está en marcha, y definir el proyecto desde aquí hasta Madrid. Una parte de este último trazado fuera de Extremadura está ya en estudio ambiental pero aún no se ha solucionado el paso de las vías por Toledo y Talavera de la Reina, que lleva tres años enquistado.

Puente en Lisboa

Del mismo modo falta diseñar el trazado en la frontera portuguesa, ya que todavía no se ha aclarado por dónde entrarían los trenes. «La incertidumbre está en la nueva travesía del Tajo. Europa pide que haya una alternativa para entrar en Lisboa», explica García Salas. Y esta pasa por la construcción de un nuevo puente. Esto tampoco debería suponer un problema pues en la Expo que se celebró en la capital lusa en 1998 se levantó el Vasco de Gama en tres años. «Tiempo hay», reivindica el presidente de la plataforma.

Lo que está claro es que esta es la oportunidad de Extremadura porque el hecho de que el proyecto de alta velocidad sea reivindicado por Madrid y_Lisboa, dos capitales europeas, genera una presión que la región extremeña sola no podría ejercer. «Extremadura ha tenido un posicionamiento marginal y periférico y esto nos pone en un posicionamiento central. Extremadura cambia su geoestrategia», sostiene García Salas.

Pero el Foro Ibérico no solo lucha por lograr la alta velocidad, que se espera a medio plazo, sino por mejorar las comunicaciones ferroviarias a corto plazo. Por eso el manifiesto firmado insta a recuperar la conexión por tren entre Lisboa y Madrid con línea convencional, a la espera de que llegue la electrificación. Y exige que sea una realidad en este 2023 o en 2024. A día de hoy, después de que se eliminara el Lusitania que pasaba también por Extremadura, se necesitan nueve horas y tres transbordos para llegar a Portugal desde Madrid en tren. La recuperación de este nuevo trayecto también beneficiará a Extremadura, pues va a suponer sumar más convoyes que conecten con Madrid.

En cambio, el secretario de Estado de Transportes, David Lucas, que cerró con su intervención el Foro, eludió hablar de plazos. La plataforma esperará a que se forme un nuevo Gobierno para celebrar otro encuentro y exigir «compromisos más concretos». En esta séptima edición no estuvieron ni la presidenta de la Junta de Extremadura, María Guardiola, ni el de la Comisión de Coordinación y Desarrollo Regional del Alentejo, António Ceia da Silva. Guardiola se dirigió a los participantes a través de un vídeo previamente grabado, en el que se comprometió a impulsar esta alta velocidad para exigir «la reparación del agravio histórico que sufre Extremadura con sus infraestructuras». Entre ellas este corredor sudoeste ibérico que fue declarado prioritario en 2011 y a día de hoy sigue «sin avances». «No vamos a descansar hasta conseguir lo que queremos, que no es ni más ni menos que lo que merecemos», subrayó la presidenta extremeña.

En la misma línea se manifestó el consejero de Infraestructuras, Transporte y Vivienda de la Junta de Extremadura, Manuel Martín, que sí estuvo presente, quien dijo que además de reivindicar el AVE y esta conexión directa entre Madrid y Lisboa, exigirá que la Ruta de la Plata se incluya como «una vía preferente en la red básica» de la Unión Europea. También asistieron los alcaldes de Badajoz y Cáceres, Ignacio Grajera y Rafael Mateos, respectivamente. Este último dijo que la alta velocidad es «una prioridad» porque permitirá atraer inversiones y proyectos empresariales.